Trabajar por cuenta propia, el perfil del autónomo en España

Reparación de vehículos, construcción y hostelería, los sectores que más autónomo tienen

 

 

De un tiempo a esta parte las cosas están cambiando en España y la figura del empresario autónomo, como fórmula para ganarse la vida, se está poniendo en valor.  Es evidente que la crisis económica que ha azotado España hace unos años ha tenido algo que ver, dado que algunas personas que no encontraban trabajo por cuenta ajena optaron por montarse por su cuenta.

Con este comportamiento evidentemente se ha desarrollado un modelo de trabajo basado en la autonomía y la valía, pero también ha dado pie a que se desarrolle una vía, la de los “falsos autónomos” y que se utiliza para no cumplir  con las condiciones ni obligaciones del trabajo contratado, asegurado y remunerado.

España en el ranking mundial de número de autónomos ocupa una posición intermedia con un 17% de autónomos; encabeza la lista Colombia (51%) y le sigue Grecia (34%).

En España, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Empleo  y Seguridad Social hay 3.273.558 inscritos al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, si bien hay que diferenciar entre los empresarios autónomos como tal y aquellos que están inscritos a efectos legales y fiscales pero no laborales y que son quienes participan en sociedades.

En base a este censo, el perfil más común de empresario autónomo en España es el de un hombre, de unos 43 años de edad media y dedicado a la restauración.

 

Principales ocupaciones de autónomos

 

Según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, los sectores que tienen mayor número de autónomos son los mecánicos o reparadores de vehículos (801.838), la construcción (378.126) y la hostelería (330.486).

 

¿Qué tipos de autónomos existen?

 

  1. Autónomo individual o profesional autónomo: realiza su actividad directa y personalmente de forma independiente. Es decir, taxistas, fontaneros, electricistas o los llamadosfreelances, pródigos en campos como el de la comunicación.
  2. Empresario autónomo o autónomo con trabajadores: Además de participar directa y activamente en la actividad, el autónomo se encarga de dirigir una organización productiva.
  3. Trabajador autónomo económicamente dependiente: Realiza su actividad para un número reducido de clientes y tiene por característica principal que al menos el 75% de sus ingresos proviene de uno de ellos exclusivamente. Con cifras: si al mes se factura 10.000 euros, 7.500 han de venir de un mismo cliente y el resto (2.500 euros) de los demás.

Motivos y causas para hacerse autónomo/a

En cuanto a los principales motivos para darse de alta como autónomo/a, además de los ya explicitados, están estos:

  1. En momentos de crisis, los autónomos encuentran más ofertas de trabajo; ya que tanto para las empresas como para las administraciones públicas resulta mejor recurrir a sus servicios profesionales que lo que cuesta mantener a personal contratado.
  2. Ser tu propio jefe y poder disponer de tus horarios como quieras, es decir, ser libre para organizarte, pero con la responsabilidad, organización, eficacia y capacidad adecuadas.
  3. Poder abarcar diversos campos según las necesidades que requieran los clientes, sin estar limitados por una actividad y funciones determinadas.

En cuanto a las causas de trabajar por cuenta propia, para el 23,16% de los trabajadores por cuenta propia la razón principal por la que empezaron a trabajar por su cuenta fue la de continuar con el negocio familiar. Ese porcentaje aumentó hasta el 26,7% en los empresarios con asalariados y se situó en el 21,35% en los trabajadores independientes y miembros de cooperativa.

La segunda razón en importancia fue que se presentó una buena oportunidad para el 22,54% de los trabajadores por cuenta propia y la tercera que es la práctica habitual en la actividad que realiza (13,58%).

 

Fuente: CepymeNews