Tips para mantener a raya el estrés prevacacional

Consejos para que no te afecte

Para muchos, saber que las vacaciones de verano están a la vuelta de la esquina, es motivo de estrés. Si, parece de chiste pero es cierto. El estrés prevacacional existe. Y no lo digo yo, lo dicen los expertos afirmando en algunos estudios realizados que el 30% de los trabajadores parecen de estrés antes de comenzar sus vacaciones. A la mayoría nos puede resultar más común oír hablar de estrés postvacacional, el que se genera al volver de las vacaciones y ser consciente de que el descanso ha llegado a su fin y nos tenemos que incorporar al trabajo. Los expertos también mantienen que si logramos reducir el estrés prevacacional, también disminuyen las posibilidades de sufrir estrés postvacacional.

 

Qué es exactamente el estrés prevacacional

 

Podríamos decir que el estrés prevacacional es la sensación de sentirse agobiado por el trabajo que debemos dejar terminado antes de irnos de vacaciones. A esto hay que sumarle la organización de las vacaciones, vuelos, hoteles, actividades, etc.

 

Algunos consejos para que no te afecte

estres_prevacacional

La parte buena del estrés prevacacional es que, nada más coger las vacaciones, desaparece. Pero claro, no puedes adelantarlas siempre que quieras. Mientras tanto, ahí van algunos consejos para que el estrés prevacacional no te afecte.

  • Planifica las tareas: En muchas ocasiones la autoexigencia hace que no discrimines qué dejar finalizado y qué no, e intentes cargar con demasiadas cosas sin delegar en tus compañeros. Debes discernir entre lo urgente, qué puede esperar a tu regreso y qué puedes delegar en tus compañeros. Para ello, es importante que hagas una lista y vayas tachando las tareas a medida que las vayas encajando.
  • Delega en compañeros: Es importante que confíes en tus compañeros y que no cargues con todo. Piensa bien en qué cosas pueden encargarse otros con el fin de liberarte. Además, delegar es un síntoma de confianza en tus compañeros.
  • Avisa a tus clientes que te vas de vacaciones: Hazlo con antelación y diles quién dejar a su disposición para atenderles mientras tú en estés. Intenta que lo que no sea urgente lo dejen para tu vuelta.
  • Deja el móvil: No es necesario que pagues el móvil y lo metas en un cajón, no. Esto podría provocarte más ansiedad. Simplemente avisa a tu círculo de las fechas en las que estarás de vacaciones para que las respeten y no te molesten los días previos y durante las mismas. Puedes grabar un mensaje en el contestador de tu móvil diciendo que estás de vacaciones y quién les atenderá en tu lugar.
  • Hábitos saludables: Duerme bien, haz ejercicio y aliméntate correctamente. Esto te ayudará a reducir los niveles de estrés que puedas estar sufriendo. Llevar una vida sana es clave para muchas cosas y también para prevenir el estrés prevacacional.
  • Relájate: En verano los días son más largos. Aunque aun no estés de vacaciones sé más flexible con tus rutinas cotidianas. Disfruta y relaja tu ritmo diario. De esta forma llegarán las vacaciones y no notarás tanto el cambio. Si sacas un poco de tiempo para ti cada día te ayudará a evitar la monotonía y el estrés prevacacional.

Fuente: Más Autónomo