Tips de la conciliación bancaria

Qué es, cómo se hace  y quién es el responsable de hacerla

Si tienes un negocio es muy posible que hayas oído hablar de la conciliación bancaria pero que no estés muy seguro de lo que realmente significa. Pues bien, la conciliación bancaria consiste en comparar los registros de operaciones en la cuanta bancaria de tu empresa con los registros de los libros de cuentas y ver si coinciden. Y, en caso de que no se de esta coincidencia, la finalidad de la conciliación bancaria es saber qué es exactamente lo que ha originado esta diferencia.

La conciliación bancaria no es una práctica obligatoria, pero la realizan la mayor parte de las empresa ya que sí resulta muy interesante y beneficiosa.

Quién es el responsable de hacer una conciliación bancaria

 

Sencillo. La persona que tiene que encargarse de realizar la conciliación bancaria todos los meses o cada dos es la encargada de la contabilidad de la empresa. ¿Quién mejor? La persona o el departamento que se encarga de la contabilidad de la empresa conocen la situación contable y económica de la empresa en cada momento, por lo que será mucho más fácil detectar fallos, errores, cantidades por pasar, etc.

Si la empresa, muy común en las pymes, tiene externalizado este área en una gestoría o asesoría, será esta la que gestione la conciliación bancaria previa solicitud del empresario.

Una vez realizado el trámite el departamento contable tendrá que aprobar el resultado y, si la empresa lo requiere, el resultado se presentará a los cargos superiores.

Para qué sirve

 

La conciliación bancaria sirve principalmente para:

  • Evitar cargos en cuenta erróneos
  • Comprobar transacciones. En casos de que se hayamos extraviado un recibo o factura y que no lo hayamos contabilizado. Es una prueba de que la transacción se realizó en su momento y hay que contabilizarla en los libros de cuentas de la empresa.
  • Mejor control de la empresa, ya que permite tener una visión global y conocer el estado de ingresos y gastos.
  • Evitar pérdidas y percatarnos de una mala praxis o pérdida de rumbo de la empresa.

Cómo se hace

 

Hay varios programas que realizan la conciliación bancaria en un abrir y cerrar de ojos. Pero si prefieres el método tradicional, es muy sencillo. Basta con tener el extracto bancario del mes y el registro de ingresos y gastos de la empresa que corresponda al mismo mes, evidentemente. Con la ayuda de una regla y de un lápiz iremos fijándonos uno a uno todos los conceptos, verificando que coinciden.

 

Fuente: Más Autónomo