Señales de necesidad de evolución de los negocios

Estas son las principales señales que lo indican

 

 

  • Seguir haciendo lo mismo cuando el entorno cambia puede ser un error que nos lleve al fracaso empresarial
  • Un claro ejemplo de ello es Sage 50cloud, la solución integral de contabilidad y gestión comercial que supone la evolución de ContaPlus

Por su propia naturaleza, una pequeña empresa emprendedora debe tener un marcado instinto de supervivencia. No solamente hay que trazar un proyecto viable, sino ejecutarlo y mantenerlo con vida el máximo tiempo. Cuando, a la postre, se observa que se ha conseguido, que hemos sido capaces de sostener el negocio durante cierto tiempo es casi inevitable que surja la gran pregunta: ¿por qué cambiar?

La respuesta pasa por la cultura emprendedora, entendida como la capacidad de continuar desarrollando nuevos proyectos y de adaptar los que se vienen desarrollando a las modificaciones del entorno. Lo que ayer funcionó, hoy debe poder mejorarse introduciendo las nuevas posibilidades que dan los tiempos y siendo conscientes de las exigencias del momento. De hecho, el actual es uno de los períodos en los que se viven intensamente señales de que es necesaria la evolución de los negocios.

 

El trabajo en red

 

Internet fue un hito tecnológico que podría definirse como red de redes. Las redes internas se abrieron al mundo. Se habían puesto las bases para un salto en las comunicaciones, pero también para otro organizativo de grandes dimensiones.

La consecuencia inmediata es que los flujos de información se facilitaron y la colaboración tanto en el seno de una misma empresa como con otra empresas, instituciones y particulares se ha convertido en una cuestión central.

Los negocios que no sepan utilizar esa gran palanca que es la colaboración corren serio riesgo de desaparición. La conectividad hoy es clave y parte del éxito de las empresas del futuro dependerá de su capacidad de organizar marcos de colaboración para extraer y aportar a través de ellos valor añadido.

Los soportes no son solamente físicos

Hoy parece que fuera hace siglos cuando la información se guardaba en rudimentarios soportes como los viejos discos de 312”, incluso de 514”. Sin embargo, rápidamente, los soportes físicos de la información han ido evolucionando: CD, DVD, discos duros de gran capacidad, memorias USB, tarjetas de memoria y otros muchos.

Posteriormente, el salto que ha supuesto la nube ha sido enorme. Lo seguirá siendo para todo tipo de negocios, pero especialmente para las pymes y los autónomos. Gracias a ella disponen de acceso a soluciones, equipos e infraestructuras que, hasta no hace mucho, eran impensables.

La nube se ha convertido en el “lugar” de los negocios. Obviamente, seguirá habiendo actividades económicas con ubicaciones de lo más diversas, pero la nube, en cierto modo, está ocupando el lugar que las plazas y mercados públicos ocupaban siglos atrás. Es la referencia donde los emprendedores saben que pueden encontrar recursos para su empresa y en la que saben que pueden contar para fases muy importantes de sus procesos de producción y comercialización.

La experiencia en el liderazgo digital

 

Muchas pequeñas empresas creen que su apuesta digital tiene que llegar a medida que los avances se consoliden. Integran las novedades cuando ya llevan uno años de rodaje. De este modo, creen que se evitan ciertos percances que pueden surgir en el camino.

A primera vista, puede parecer que su razonamiento es lógico y prudente. Sin embargo, generalmente, están equivocados. El emprendimiento es un camino de aprendizaje. Es como un niño pequeño cuando echa a andar. Sus primeros pasos no serán perfectos, quizá se caiga muchas veces, pero son necesarios para su desarrollo. Gracias a ellos, con tiempo y práctica, irá mejorando progresivamente.

En el emprendimiento sucede lo mismo. Los primeros en llegar son los primeros en enfrentarse a problemas reales y en trabajar en soluciones prácticas. Cuando otros quieren incorporarse, ellos ya atesoran un conocimiento de gran valor que les permite abordar sus actividades con menores costes y un enfoque más innovador. En definitiva, son protagonistas de una evolución tecnológica.

 

Fuente: Sage