Se endurecen las condiciones para tributar por Régimen Simplificado

A partir del 1 de enero, quienes quieran acogerse a este sistema no pueden facturar más de 150.000 euros/año

 

 

Los empresarios autónomos que liquidan el IVA en el Régimen Simplificado a partir del 1 de enero de 2019 tienen que cumplir con un nuevo requisito para poder hacerlo: no superar el límite de 150.000 euros de facturación anual; es decir 100.000 euros menos.

En la web de la Agencia Tributaria es posible revisar las condiciones que los autónomos tienen que cumplir a partir del 1 de enero de 2019 para gestionar el IVA por el sistema de módulos conocido como Régimen Simplificado.

Este régimen es un sistema alternativo para la gestión del IVA ligado a la estimación objetiva o módulos en el IRPF. Los autónomos que tributan por este sistema abonan una cuota anual calculada en base a variables como cuotas de IVA devengadas y soportadas.

Las condiciones para acogerse a este sistema se endurecen; lo que significa que muchos de los empresarios autónomos que tributan por este sistema tendrán que dejar de hacerlo y pasar al común.

 

Se aplica el régimen simplificado a quienes cumplan los siguientes requisitos:

 

  • Que sean personas físicas o entidades en régimen de atribución de rentas en el IRPF, siempre que en este último caso, todos sus socios, herederos, comuneros o partícipes sean personas físicas.

 

  • Que cada una de sus actividades esté incluida en la Orden del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas que desarrolla el régimen especial simplificado y no rebasen los límites establecidos en la misma para cada actividad.

 

  • Que el volumen de ingresos en el año inmediato anterior, no supere cualquiera de los siguientes importes:
    250.000 euros para el conjunto de actividades económicas, excepto las agrícolas, forestales y ganaderas.
    A partir del 1 de enero de 2019, dicho límite será de 150.000 euros.
    250.000 euros para el conjunto de actividades agrícolas, forestales y ganaderas.
    Cuando el año inmediato anterior se hubiese iniciado una actividad, el volumen de ingresos se elevará al año.

 

  • Que el volumen de adquisiciones e importaciones de bienes y servicios en el ejercicio anterior excluidas las adquisiciones de inmovilizado no supere la cantidad de 250.000 euros anuales (IVA excluido).
    A partir del 1 de enero de 2019, dicho límite será de 150.000 euros
    Si se inició la actividad, el volumen de compras se elevará al año. En el supuesto de obras y servicios subcontratados, el importe de los mismos
    se tendrá en cuenta para el cálculo de este límite.

 

  • Que no hayan renunciado expresa o tácitamente a la aplicación de este régimen.

 

  • Que no hayan renunciado o estén excluidos de la estimación objetiva en el IRPF.

 

  • Que ninguna actividad ejercida por el contribuyente se encuentre en estimación directa en el IRPF o en alguno de los regímenes del IVA incompatibles con el simplificado. Solamente existe compatibilidad con los regímenes especiales de la agricultura, ganadería y pesca, con el del recargo de equivalencia y con determinadas actividades (operaciones exentas del artículo 20 LIVA y arrendamientos de bienes inmuebles que no supongan el desarrollo de una actividad económica).

 

Más información en este enlace