Reuniones one to one

Ideas para sacar el máximo beneficio

 

exito

 

Las reuniones de primera hora para tratar el orden del día forman parte de la cotidianidad  de tu empresa y seguro que ya sabes cómo sacarles el máximo partido. Pero en ocasiones, este tipo de reuniones no son suficientes y hay que poner en marcha otro tipo de encuentros. Entre los tipos de reuniones más efectivas se encuentran las reuniones denominadas reuniones one to one.

A continuación, te contamos en qué consisten y por qué son efectivas.

 

Qué son las reuniones one to one

 

Las reuniones one to one son encuentros breves entre tu empleado y tú para hablar de forma distendida y sin presión. En ellas abordarás las prioridades y preocupaciones del trabajador, sus objetivos y los de la empresa. Uno de los objetivos de este tipo de reuniones es atajar los problemas antes de que se presenten y sea demasiado tarde. Resolverlos con antelación aumenta la motivación del empleado, que es fundamental. De esta manera ganas tiempo y recursos.

 

Cuándo se realizan las reuniones one to one

 

Para que tus trabajadores no realicen su trabajo a medias y/o desmotivados plantea este tipo de reuniones de manera semanal. Solo tardarás una media de 30 minutos por cada cita y, en algunos casos, incluso menos. Ten en cuenta que esta metodología requiere tan solo un par de horas de dedicación al mes, lo cual significa que, dependiendo siempre de tu número de empleados, en poco tiempo habrás charlado con cada uno de ellos.

 

Consejos para conseguir el máximo beneficio de las reuniones one to one

 

  • No canceles el encuentro: Demuestra a tu empleado que es un activo importante de tu empresa. Dar prioridad a otros compromisos cuando ya has fijado la cita será desalentador y propiciará su desconfianza. Cumplir con la cita ayudará a construir lazos sinceros. Elige siempre el mismo día de la semana y la misma hora así, estas reuniones no se interpondrás con otras.
  • Comienza con tacto: Demuestra tu interés con empatía. Averigua cuál es el estado anímico al principio de la cita. Comenzar con buen pie es clave para que el trabajador se exprese con espontaneidad y franqueza.
  • No hables solo de las tareas: No te centres en el trabajo pendiente, sino en descubrir por qué se ha postergado. Es decir, en tratar de saber qué es lo que bloquea el potencial de este empleado. Hablar sobre las causas ayudará a buscar soluciones y, por extensión, a retomar con ganas esas tareas no finalizadas.
  • Revisa los objetivos anteriores y acuerda otros nuevos: Hablad sobre los objetivos anteriores y los resultados obtenidos. A partir de aquí, debéis establecer los siguientes objetivos, siendo asequibles, medibles y concretos. En la próxima one to one los repasaréis.
  • Envía un correo tras la cita: Resume brevemente el contenido de la reunión y recuerda los objetivos. Sé generoso con los elogios y anímale a intercambiar impresiones contigo. Es una herramienta útil para motivar al trabajador.

Fuente: Mas Autónomo