Qué son los objetivos SMART

Momento de revisar los objetivos de tu empresa y ver si has conseguido los objetivos marcados

 

 

Ya ha terminado el segundo trimestre y nos encontramos en el ecuador del año.  Este es el momento perfecto para revisar los objetivos de tu empresa, lo que te va a permitir saber si vas consiguiendo los objetivos marcados o si, por el contrario, tienes que apretar o dar un giro a tu estrategia para terminar el ejercicio como habías previsto.

Marcarte objetivos dentro de tu empresa es fundamental para saber hacia dónde tienes que ir, para poder medir la calidad y efectividad de tu trabajo y para comprobar que estás haciendo las cosas correctamente. Ten en cuenta que una empresa sin objetivos es una empresa sin control.

A continuación, vamos a darte algunos consejos de cómo deben ser tus objetivos, qué características deben cumplir para resultar mucho más útiles y alcanzables. Atento.

 

Tus objetivos deben ser objetivos SMART

 

SMART (listo, inteligente en inglés) es una metodología que te permite tener presentes los elementos indispensables a la hora de definir un objetivo eficaz y es un acrónimo de 5 palabras:

  • Specific (Específico)
  • Measurable (Medible)
  • Achievable (Alcanzable)
  • Relevant (Relevante)
  • Time-bound (Tiempo límite)

 

Específico (Specific)

 

Cuando defines un objetivo smart este no debe ser ambiguo. Una de las características de un objetivo smart es que es concreto, específico y una buena forma de lograrlo es respondiendo a una serie de preguntas:

  • Qué. Define detalladamente lo que quieres lograr con tu objetivo.
  • Cuál. Determina posibles obstáculos reales que te impiden alcanzar tu objetivo.
  • Quién. A qué persona vas a designar para alcanzar un objetivo concreto. Puede tratarse de un trabajo delegado a un empleado o, en muchos casos ser tú mismo.
  • Dónde. Si la ubicación es relevante para cumplir un objetivo no debes olvidarte del este punto.

 

Medible (Measurable)

 

Si no mides cómo vas progresando en un objetivo no podrás saber cuánto te falta para alcanzar una meta. Por lo tanto, un objetivo Smart debe ser cuantificable.

Al definir un objetivo debes preguntarte cuanto o cuantos (unidades de lo que sea que quieras conseguir) y cómo sabrás cuándo lo has cumplido. Ten en cuenta que medición implica seguimiento.

 

Alcanzable (Achievable)

 

Cuando defines un objetivo tienes que pensar si realmente es un objetivo posible de alcanzar y no una quimera. Debe ser un objetivo realista, que te anime a seguir adelante. Debes preguntarte cómo puedes alcanzar es objetivo y cómo de posible es hacerlo.

 

Relevante (Relevant)

 

Para que un objetivo sea relevante debe estar en la línea de tu estrategia global de tu marca o empresa. Debes preguntarte:

  • Por qué. Pregúntate el “por qué” te ayuda a darte cuenta si se trata o no de un objetivo importante. Da prioridad a aquellos que realmente lo son.
  • ¿El objetivo individual es importante para el objetivo global?
  • ¿Es el momento adecuado para plantear este objetivo?
  • ¿La persona asignada al objetivo es la correcta? (empresa, grupo) ¿Eres tú la persona correcta? (marca personal / profesional).
  • ¿El objetivo se adapta a la realidad o contexto en el que nos encontramos?

 

Tiempo límite (Time-bound)

 

A la hora de definir un objetivo es fundamental poner una fecha límite para cumplirlo. Debes preguntarte:

  • ¿Cuándo deberá estar terminado?
  • ¿Qué debo hacer hoy, mañana, pasado mañana?
  • ¿Qué debo hacer dentro de 6 meses?

 

Ventajas al redactar objetivos Smart

 

  • Los objetivos Smart son fáciles de entender.
  • La metodología Smart se basa en establecer metas que se puedan cumplir. De esta manera sabrás claramente cuándo has alcanzado un objetivo.
  • Redactar objetivos te sirve como guía a lo largo de todo un proyecto.
  • Definir objetivos te permite identificar las metas y asignar tareas y responsabilidades a cada miembro de la empresa.

 

Fuente: Más Autónomo