Presentada una Proposición de Ley en el Congreso para que el autónomo pueda prejubilarse por crisis

También plantean una revisión del término jubilación activa o envejecimiento activo

 

 

El grupo Parlamentario Confederal de Unidos – Podemos- En Comú Podem – En Marea ha presentado una Proposición de Ley sobre la reforma de las pensiones para que los autónomos puedan ver reconocido su derecho a la jubilación anticipada por crisis.

En su propuesta grupo parlamentario apunta que se debe reconocer también a los trabajadores autónomos el derecho a la jubilación anticipada por crisis cuando, reuniendo los mismos requisitos que los trabajadores del régimen general, se encuentren en situación legal de cese de actividad.

Plantean una jubilación anticipada derivada del cese de actividad por causas ajenas a la voluntad del autónomo que debe tener al menos 61 años, encontrarse en inscrito en la oficina de empleo como demandante a la hora de solicitar dicha jubilación.

 

El texto presentado también presenta una revisión del término jubilación activa o envejecimiento activo que permite al autónomo cobrar la pensión al tiempo que trabaja. El grupo parlamentario propone una diferente visión de este concepto. Entienden que tiene que ser suprimida la compatibilidad de la pensión, ni en su totalidad ni en el 50 por ciento, como en la regulación actual, con el trabajo que se venía desarrollando o con una nueva actividad equiparable, sea por cuenta ajena o por cuenta propia.

 

El grupo parlamentario apunta que no” se justifica por el ahorro en el gasto en pensiones, sino, al contrario, pues éstas ya se perciben, pese a continuar con su actividad de manera normal, como antes, ni tampoco por lo que se recaude de cotizaciones pues solo se cotiza por Incapacidad permanente y por riesgos profesionales más una cotización adicional llamada de solidaridad del 8 por ciento en caso de trabajo por cuenta propia, pues no es una cantidad elevada y menos si se aplica en autónomos, como suele ser lo habitual, a la base mínima. Informa que pese a la exigencia de tener el 100 por cien de la pensión el número de los que se pueden beneficiar de esta compatibilidad no será muy amplio (unos cuarenta mil hasta ahora desde que se implantó la medida por el RDL 3/2013, el 80 por ciento de ellos autónomos)”.

En el texto se redacta que lo que pasa es que “muchos autónomos, aun con ese 100 por cien al haber cotizado por la base mínima (actualmente el 86 por ciento) y a falta de otros ingresos, o bien precisan de complementos por mínimos o bien continuar con su actividad para seguir complementando una pensión que con las reformas de 2011 y 2013 serán más bajas. Y de admitirse la compatibilidad podría reducirse el gasto en complementos por mínimos”.
Describe en la Proposición “que se corre el riesgo de que se asuma como inevitable y normalizado un futuro de pensiones recortadas que necesiten complementarse mediante trabajos de los propios pensionistas, que nunca acabarían de jubilarse”.

 

Fuente: Congreso.