Pasos para hacer una factura con descuento

Descuento comercial o descuento condicionado… te lo vamos a explicar

 

descuento

Una buena táctica para conseguir nuevos clientes o cuidar y retener a los que ya tienes puede ser aplicar una rebaja en el precio de tus productos. Pero dicha rebaja o descuento tiene que reflejarse en las facturas que emitas así como quedar anotada en tu contabilidad, siempre siguiendo rigurosamente la normativa de Hacienda.

 

Tipos de descuento

 

Hay dos tipos de descuento y son el descuento comercial y el descuento condicionado. Vamos a explicarlos.

El descuento comercial es el descuento que se hace de forma espontánea, sin estar planificado ni formar parte de ninguna campaña de marketing. Se da generalmente en casos donde el cliente regatea el precio de un producto y pide una rebaja. Por ejemplo, un ordenador portátil cuesta de venta al público 600€, pero el comprador consigue una rebaja y lo consigue por 550€. Obviamente la factura se hará con una base imponible de 550€.

Por otro lado, el descuento condicionado, como su propio nombre indica, es aquel que está sujeto al cumplimiento de una condición acordada previamente. Por ejemplo, si el cliente abona la factura antes de la fecha estimada se le hace un descuento del 3%.

En ambos casos el descuento se aplica sobre el valor de la venta sin IVA, ya que este impuesto no es negociable.

 

Cómo hacer una factura con descuento

 

En el caso de que tengas que hacer una factura con descuento comercial, este se debe tener en cuenta para calcular el IVA, es decir, se factura el valor del producto, se aplica el descuento y, a ese valor, se le añade el IVA. Veamos un ejemplo:

Valor producto: 100€
Descuento 10%: 10€
IVA 21%: 18,9€
Total facturado (100-10+18,9): 108,9€

En el caso de que el descuento sea condicionado has de saber que este no se refleja en la factura. En este caso, se factura la totalidad del valor sin descuento. Por ejemplo:

Valor del producto: 100€
IVA 21%: 21€
Total facturado (100+21): 121€

Como el descuento no puede figurar en la factura, no es posible determinarlo con exactitud hasta que no se haga efectivo. Esto será en el momento en que se cumplan las condiciones exigidas para su aplicación por lo tanto, en el momento de efectuar la factura se factura la totalidad del valor sin el descuento.

Una vez cumplido el requisito por parte del cliente, se aplica el descuento y se anota en la contabilidad para que el final del periodo se pueda determinar con exactitud el monto real de los ingresos.

Si el descuento es condicionado se hará de la siguiente forma:

Valor del producto: 100€
IVA 21%: 21€
Total facturado (100+21): 121€

 

Fuente: Más Autónomo