No te líes con la nómina

Documento que reciben mes a mes los trabajadores; recibo del salario que tu empresa da al trabajador

 

 

La nómina se define como el documento que reciben los trabajadores de tu empresa mes a mes y que es el recibo de salario que tu empresa da al trabajador, reflejando la cantidad económica que el empleado recibe a cambio de su trabajo. Así mismo, sirve también de justificante de lo que pagar de IRPF y Seguridad Social.

 

Cómo hacer una nómina

 

Para hacer una nómina es necesario que tengas en cuentas algunos factores que influyen a la hora de realizar el cálculo de la cantidad final que debes abonar a un trabajador.

Son los siguientes:

  • Tipo de contrato del trabajador
  • Su situación personal a la hora de aplicar el porcentaje de IRPF.
  • El convenido colectivo aplicable
  • Pagas extras
  • Pluses u otros complementos salariales a los que tendrás que aplicar el IRPF

También es necesario que conozcas algunos conceptos básicos como, por ejemplo, la diferencia entre salario y sueldo, o la diferencia entre bruto y neto. También debes saber las disparidades salariales ente profesionales, ya que no todos cobran lo mismo, así como conocer los rangos de sueldos por profesionales. Estos conocimientos son primordiales, sobre todo a la hora de contratar nuevos empleados.

 

Partes y conceptos de una nómina

 

El encabezado

 

Aquí constan dos tipos de datos relevantes. Por un lado, están los datos de tu empresa como empleadora en la que deben aparecer la razón social, la dirección, CIF, y el código de la cuenta de cotización de la Seguridad Social. Por otro lado, tiene que constar el nombre y apellidos del trabajador, DNI, número de afiliación a la Seguridad Social, categoría profesional, tipo de convenio y antigüedad en la empresa y período de liquidación.

 

Los devengos

 

Los devengos son dos ingresos que recibe el trabajador y son de dos tipos: los salariales y los no salariales. Vamos por partes.

  • Los devengos salariales son las cantidades económicas que le son entregadas al trabajador en retribución por su trabajo. La suma de todas estas cantidades es lo que conocemos como salario bruto y estás formado por el salario base y los complementos salariales. Tienes que saber que el salario base es la remuneración total por el trabajo realizado y los complementos salariales son las cantidades extraordinarias como la antigüedad, la nocturnidad, la peligrosidad, las horas extra, pagas extraordinarias, etc.
  • Y las percepciones no salariales son aquellas que no tributan como salario; bienes o servicios que no tienen deducción de IRPF ni cotizan a la Seguridad Social. Por ejemplo, el transporte, las dietas, gastos de material de trabajo, las indemnizaciones y las prestaciones.

 

Deducciones por IRPF

 

Al contrario de lo que ocurre con los devengos, las deducciones por IRPF restan en la nómina. Es decir, como empresario tienes que ingresar cierta parte del sueldo de tu trabajador a la Seguridad Social. El trabajador es el que decide qué porcentaje, dentro de unos límites establecidos, paga.

Las deducciones más comunes que debes incluir en la nómina de un trabajador son:

  • Aportaciones a la Seguridad Social, como pueden ser contingencias comunes, desempleo, horas extras y formación.
  • Importe sobre la Renta de las Personas Físicas. Es variable según cada trabajador, pero la media está en un 15%.
  • Anticipos. En el caso de que el trabajador haya solicitado un anticipo de nómina, la deducción de esta cuantía se reflejará en este apartado.

 

Líquido total a percibir

 

Este apartado corresponde a la cantidad de dinero que debes ingresar en la cuenta corriente de tu empleado. Al total devengado debes restarle las deducciones que le correspondan.

 

Fuente: Mas Autónomo