Los empresarios deben tener un sistema de pago alternativo al efectivo para transacciones de más de 30 euros

Anteproyecto de Ley de Servicios de Pago

 

 

El Gobierno ha aprobado el anteproyecto de ley de servicios de pago, que obliga a todo empresario o profesional a ofrecer a los clientes un sistema de pago alternativo al efectivo en las transacciones que superan los 30 euros. Este sistema de pago debe estar anunciado en el establecimiento en un lugar visible.

La nueva norma también regula el acceso de terceros a la información bancaria del cliente que es necesaria para el pago, aunque con el consentimiento previo.
Por ello se ha creado un nuevo régimen de operadores, con la figura del iniciador de pagos y el proveedor de la información.

El iniciador del pago en una compra online que no se paga con tarjeta sería el encargado de realizar la transferencia con los datos del cliente, a los que tendrá acceso cuando tenga su consentimiento.

El proveedor de la información de cuentas es un agredador de estos productos que tienen derecho a acceder a la infraestructura de los bancos pero deben solicitar una licencia para actuar o como iniciadores del pago o como proveedores de información de cuentas.

La nueva norma también exige una autentificación reforzada del cliente en el acceso online a sus cuentas; y reduce el plazo de resolución de las reclamaciones que presenten los clientes antes sus entidades en relación a la prestación del servicio.

Ahora el plazo es de dos meses y se reducirá hasta quince días.
Otras de las novedades de la nueva ley es la reducción de la cantidad de la que se responsabiliza al cliente en el caso de que le roben la tarjeta o que se haga una trasferencia sin autorización desde 150 euros a 50 las pérdidas máximas que un cliente debe asumir en el caso de que se produzca una operación de pago no autorizada como consecuencia del extravío o robo de ese instrumento de pago.

 

Fuente: Consejo de Ministros