La reforma del RETA a debate

El reto más importante: afrontar los cambios necesarios en el sistema de cotización

 

 

Hablar de empresarios autónomos es hacerlo de un colectivo bastante heterogéneo en temas de cotización.  La base de cotización en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) es elegida por el trabajador entre las bases mínima y máxima que le corresponda, lo que hace que haya una amplia horquilla  para este colectivo.

El pasado mes de abril en el Congreso de los Diputados se constituyó la subcomisión para el estudio de la reforma del RETA, que desde esa fecha disponía de 6 meses para presentar al Gobierno una propuesta de reforma con medidas concretas. Posiblemente el reto más importante de esta reforma sea afrontar los cambios necesarios en el sistema de cotización, un aspecto complicado precisamente por la heterogeneidad del colectivo. El debate está en sí los empresarios autónomos deben seguir como hasta la fecha, escogiendo su base de cotización o si deben pasar a cotizar en función de sus ingresos reales.

El asunto es controvertido pues aparte de que es complicado saber en tiempo real cuáles son los ingresos de los autónomos para poder aplicar correctamente la base mensual de cotización no hay acuerdo sobre el mejor modelo: unos abogan por la implantación de un sistema de cotización más variable para que las aportaciones de los autónomos se acerquen más a sus ingresos, mientras que  otros no son partidarios de obligar a los trabajadores por cuenta propia a cotizar por las ganancias reales.