La prestación por cese de actividad de los Autónomos

Menos de la cuarta parte de los trabajadores autónomos cotizan por cese de actividad para poder cobrar una ayuda al dejar el negocio.

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes del llamado “paro de los autónomos”?

 

 ¿Qué es la prestación por cese de actividad de los autónomos?

La prestación por cese de actividad de los autónomos era una de las tradicionales reclamaciones del sector, que pedía algún tipo de protección para los trabajadores autónomos que se quedan sin trabajo e ingresos.

Con la ley 32/2010, que crea la prestación por cese de actividad (el “paro de los autónomos”), se pretendía evitar que el trabajador autónomo quedase desamparado si tenía que cesar en su trabajo, facilitándole una ayuda económica temporal. Actualmente esta Ley está derogada y viene regulada la prestación en la Ley General de la Seguridad Social, como la prestación por desempleo.

Este sistema de protección no termina de consolidarse, por falta de información, excesivos requisitos para poder cobrar la prestación, o lo elevado de las cuotas, aunque se han ido introduciendo cambios para facilitar el acceso a la ayuda.

Vamos a explicar cómo funciona esta prestación, por la que pueden cotizar dos tipos de trabajadores:

Los trabajadores autónomos como profesionales independientes (los incluidos en el RETA y régimen de agrarios y trabajadores del mar por cuenta propia).

Los trabajadores autónomos económicamente dependientes (TRADE)

Los socios trabajadores de las cooperativas de trabajo asociado que estén dados de alta como autónomos, con algunas particularidades.

Los trabajadores autónomos que lleven a cabo su actividad dentro de una sociedad, con algunas particularidades.

¿La cotización es voluntaria?

Desde la reforma que introdujo la Ley 35/2014, de 26 de diciembre, se suavizaron los requisitos y las obligaciones de esta prestación.  En la actualidad esta cobertura es de tipo voluntario.  Un autónomo puede decidir entre optar por la cobertura:

  • Cobertura obligatoria únicamente (contingencias comunes)
  • Todas las coberturas (contingencias comunes, contingencias profesionales y cese de actividad)
  • Cobertura obligatoria (contingencias comunes) y las contingencias profesionales, sin cese de actividad.
  • Cobertura obligatoria (contingencias comunes) y por el cese de actividad.

La cotización por contingencias profesionales es obligatoria en el caso de los TRADE, los socios de Cooperativas de Trabajo Asociado o autónomos dedicados a la venta ambulante, dependiendo de los casos, o para algunas actividades con alto riesgo de siniestros.

 

¿Cuánto hay que pagar a la Seguridad Social por esta cotización?

El tipo de cotización que se aplicará en 2017 será del 2,20% en concepto de protección por cese de actividad, aplicándose sobre la base de cotización del RETA que haya elegido el trabajador.

Por ley se establece que los trabajadores autónomos acogidos a la protección por cese de actividad tendrán una reducción de 0,5 puntos en la cotización de la cobertura de incapacidad temporal por contingencias comunes, de modo que con la reducción, la cuota resultante de la prestación por incapacidad temporal pasa del 29,80% al 29,30%.

Si el autónomo se queda sin trabajo ¿cuáles son los requisitos para poder cobrar la prestación?

  • Estar afiliado, en alta y tener cubiertas las contingencias profesionales y la de cese de actividad.
  •  Solicitar la baja en su régimen de la Seguridad Social a causa del cese de actividad.
  •  Tener cubierto un período mínimo de cotización por cese de actividad de 12 meses continuados e inmediatamente anteriores al cese.
  •  Hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social. Si no se cumple este requisitos se tiene un plazo de 30 días para ponerse al corriente.
  •  Cuando el trabajador autónomo tenga a uno o más trabajadores a su cargo (trabajadores autónomos económicamente dependientes), será requisito previo al cese de actividad el cumplimiento de las garantías, obligaciones y procedimientos regulados en la legislación laboral.
  • No haber cumplido la edad ordinaria para causar derecho a la pensión contributiva de jubilación, salvo que no se tenga cotizado suficiente para pedir dicha pensión.

Requisitos propios de la prestación:

  • Encontrarse en situación legal de cese de actividad, ya que no cualquier cese de actividad da derecho a cobrar la prestación
  • Suscribir el compromiso de actividad con los servicios públicos de empleo.
  • Acreditar activa disponibilidad para la reincorporación al mercado de trabajo.

 

¿Y cómo se demuestra la situación que lleva al cese involuntario de la actividad?

El cese en la actividad se tiene que deber a motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos, causas de fuerza mayor, pérdida de licencia administrativa, violencia de género, divorcio o separación matrimonial y  todo ello debe ir debidamente justificado..
 
En este artículo lo explicamos con detalle: “Cómo acreditar la situación de cese de actividad del autónomo”.

Si un autónomo cesa en su actividad y ha cotizado por esta prestación ¿cuánto puede cobrar de paro?

La cuantía de la prestación será del 70% de la base reguladora por la que se haya cotizado en los 12 meses anteriores y continuados a la situación legal de cese de actividad.
Se establece un límite máximo del 175% del Indicador Público de Rentas a Efectos Múltiples (IPREM) excepto para los autónomos con 1 o más hijos a su cargo, en cuyo caso el porcentaje se eleva al 200% y 225% respectivamente.

*Ejemplo: sobre la base mínima de 893,10 euros mensuales, se cobraría un mínimo de unos 625,17 euros.

La cuantía mínima será del 80% del IPREM si no se tienen hijos y del 107% del IPREM si se tienen hijos a cargo.

¿Y durante cuánto tiempo cobraría este tipo de prestación?

Depende de los meses que se tengan cotizados y de la edad, pero siempre tendrá una duración máxima de 1 año de cobertura.

 

¿Cómo se pide esta prestación por cese de actividad?

Esta prestación se solicita ante la Mutua con la que se tenga contratada la cobertura de esta prestación. Por lo que habrá que consultar con cada Mutua, ya que cada una tiene un formulario específico de solicitud.

Esta prestación estará gestionada por el SEPE si la cobertura está cubierta por la Seguridad Social.

¿Merece la pena cotizar por esta prestación de cese de actividad?

Esta es la gran duda de miles de autónomos. La realidad de las cifras está demostrando que la mayor parte de los autónomos prefiere ahorrarse esta cotización.

Por un lado, por la escasa protección que brinda, con pocos meses de cobertura y sobre todo, por las dificultades que tiene el proceso de demostrar el cese involuntario de actividad. Esto ha provocado que el gobierno anuncie que revisará la normativa de esta prestación para hacerla más eficaz.

Pago único de la prestación por cese de actividad

Desde octubre de 2015 se puede pedir además el pago acumulado o capitalización de esta prestación, para iniciar otra actividad como autónomo, como se puede ver en el artículo sobre “el pago único del cese de actividad “.

 

Solicitudes de mejora para el 2017

A pesar de que la creación de esta prestación ha supuesto una mejora en las condiciones de los autónomos, muchos de ellos aún no cotizan por ella, y los que la han solicitado se han encontrado normalmente con una gran dificultad en pedirla.

 

 

Autónomos. Cómo acreditar el cese de actividad

 

Desde el año 2010 los autónomos tienen la posibilidad de pedir una prestación en el caso de que cesen de su actividad y hayan cotizado a lo que se conoce como “el paro de los autónomos”.

Sin embargo, no todo cese de actividad permite solicitar una prestación. ¿Qué requisitos son necesarios?

La prestación por cese de actividad: el paro de los autónomos

Los trabajadores Autónomos y los TRADE (Autónomos Dependientes) pueden elegir cotizar para poder pedir una prestación en el caso de tener que cesar su actividad empresarial. Es el equivalente a la prestación por desempleo del resto de trabajadores, aunque tiene requisitos y características propias.

 

Para pedir esta prestación es necesario:

  • estar afiliado y de alta en el Régimen Especial de Autónomos, o de Trabajadores del Mar, y tener cubiertas las contingencias profesionales.
  • haber cotizado para esta prestación al menos 12 meses.
  • estar la llamada situación legal de cese de actividad, y suscribir el compromiso de actividad, de forma similar a los trabajadores por cuenta ajena.
  • no estar en condiciones de acceder a la jubilación.
  • estar al corriente del pago de las cuotas de la Seguridad Social. Si el autónomo tiene deudas, el Servicio de Empleo tiene que dar la opción de ponerse al día en 30 días.
  • si se tienen trabajadores contratados, se tendrán que cumplir las obligaciones con los trabajadores que impliquen el despido de los trabajadores.

Cómo acreditar la “situación legal de cese de actividad”

La prestación por cese de actividad no se puede pedir si el autónomo pone fin a su actividad de forma voluntaria. Es lo mismo que les sucede al resto de los trabajadores cuando solicitan la baja voluntaria: no se les permite solicitar en ese momento la prestación por desempleo porque se entiende que no están en “situación legal de desempleo”. 

 

CITA: Para poder pedir la prestación por cese de actividad, el autónomo debe encontrarse en “situación legal de cese de actividad”.

La situación legal de cese de actividad se da en los siguientes casos, diferenciando entre Autónomos y Autónomos Económicamente Dependientes (TRADE):

I)  PARA LOS TRABAJADORES AUTÓNOMOS

  1. a) Cuando se dan motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos, que impliquen la inviabilidad de seguir con la actividad.

Se entiende que se dan estos motivos:

  • Cuando se tengan una pérdidas en la actividad superiores al 30% en un año completo, o superiores al 20% en dos años completos y consecutivos. No se tendrán en cuenta los resultados de la actividad durante el primero año del negocio.
  • Cuando existen ejecuciones judiciales para recobrar deudas reconocidas por los Órganos Judiciales, cuya suma implique el 40% de los ingresos del año anterior.
  • Al estar declarado el concurso, que impida continuar la actividad.
  • Si se tiene un local abierto al público, tendrá que estar cerrado mientras se recibe la prestación.

Estas posibles situaciones se demuestran con una declaración jurada del autónomo, y con la documentación contable, profesional, fiscal, administrativa o judicial que pueda demostrar los motivos.

  1. b) Cuando se de fuerza mayor, que motive un cese temporal o definitivo del negocio.

La fuerza mayor tiene que ser declarada por la Administración y se tendrá que aportar además una declaración jurada del cese temporal o definitivo de la actividad, donde conste la fecha de la producción de los hechos que motivan la fuerza mayor.

  1. c) Cuando el autónomo pierda la licencia administrativa imprescindible para llevar a cabo la actividad.

Esta pérdida no podrá ser por culpa del autónomo, por incumplimientos, infracciones, faltas o delitos y see tendrá que aportar la resolución que demuestra esta pérdida.

  1. d) Cuando la trabajadora autónoma tiene que cesar temporalmente o definitiva el negocio por ser víctima de violencia de género.  

La condición de víctima de género se demostrará con la orden de protección o informe del Ministerio Fiscal, y una declaración de haber parado o interrumpido la actividad.  En el caso de ser una Autónomo Dependiente la declaración puede ser sustituida por un documento del cliente donde conste la fecha del cese o interrupción.

  1. e) Cuando se hay divorcio o separación del trabajador autónomo colaborador del negocio del excónyuge, y por este motivo deja de trabajar.

Se tiene que aportar la sentencia judicial de divorcio o separación, y la documentación que acredite que se ha dejado la actividad que se desarrollaba anteriormente.

 

II) PARA LOS TRABAJADORES AUTÓNOMOS ECONÓMICAMENTE DEPENDIENTES (TRADE)

En el caso de los TRADE se produce la situación de cese de actividad cuando finaliza el contrato con el cliente del que dependen económicamente, en los siguientes casos:

  1. a) Cuando se acaba el contrato, tanto por finalizar la duración como por concluir la obra o servicio.

Se tendrá que aportar la documentación que demuestre esta finalización del contrato (el propio contrato, documento de resolución del contrato, la comunicación de conclusión de la obra o servicio…).

  1. b) Cuando el cliente incumpla gravemente el contrato. En este caso será necesario acreditar debidamente el incumplimiento.

Para demostrar este incumplimiento es necesaria el acta de la conciliación previa o la resolución judicial donde se resuelva ese incumplimiento.

  1. c) Cuando el cliente rompe el contrato por causa justificada o injustificada.

Si la causa es justificada, se demostrará con la comunicación del cliente o con la petición de esa comunicación, si el cliente no emite la comunicación en 10 días. Si es injustificada, con la comunicación del cliente en la que tiene que constar la indemnización pagada, con el acta de conciliación o con la resolución judicial que resuelva la reclamación hecha por el autónomo dependiente. Si no hay comunicación por escrito, con la petición de esa comunicación, si el cliente no emite la comunicación en 10 días.

  1. d) Cuando no se pueda continuar la actividad por muerte, incapacidad o jubilación del cliente.

Esta situación se demuestra con el certificado de defunción del Registro Civil, o resolución de reconocimiento de la incapacidad o jubilación.

  1. e) Además los TRADE podrán pedir la prestación por cese de actividad en los casos previstos para los trabajadores autónomos que hemos analizado anteriormente.

No se considera situación legal de cese de actividad cuando el Autónom Dependiente interrumpe o para voluntariamente su actividad, salvo que ello se deba a un incumplimiento grave del cliente para el que trabaja.

Se pierde la situación legal de cese de actividad cuando se es Autónomo Dependiente y se vuelve a firmar un contrato con el mismo cliente en el año siguiente al cese de la actividad. En este caso, se tendrá que devolver la prestación recibida.

Estas situaciones que habilitan estar en situación legal de cese de actividad, y los documentos para demostrar esta situación, vienen desarrolladas en el Real Decreto 1541/2011 (pdf) por la que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajadores autónomos.

 

Jorge Danés -abogado laboralista