La "mochila austriaca" y los autónomos

Fondo que los trabajadores podrán rescatar en caso de “despido improcedente, movilidad geográfica, para el desarrollo de actividades de formación o en el momento de la jubilación”

 

 

El Gobierno ha enviado su Plan Nacional de Reformas a Bruselas; un planteamiento en el que se propone abordar la implantación de un “sistema de cuentas individuales de capitalización para la movilidad” que se haría efectivo para los trabajadores en el caso de despido y jubilación. Afectaría a los autónomos con asalariados pero cabe la posibilidad, según la publicación de “Autónomos y Emprendedores” de que se pueda implantar al resto del colectivo por cuenta propia.

Éste se estructuraría a partir de un fondo que los trabajadores podrán rescatar en caso de “despido improcedente, movilidad geográfica, para el desarrollo de actividades de formación o en el momento de la jubilación”. O lo que es lo mismo, un sistema similar al conocido como ‘mochila austriaca’.

Esta medida es una de las actuaciones contempladas para reducir la segmentación del mercado laboral. Se considera que “tiene potencial para contribuir significativamente al dinamismo laboral y a la productividad española”. “En España será difícil implementarlo si se aplica exactamente el modelo austriaco”, afirma Álvaro Granado, responsable de pensiones de la consultora KPMG. En primer lugar, porque tendrá que abordarse bajo el marco del diálogo social y deberá contar con el mayor consenso posible. En segundo, por la dificultad que supone su financiación.

¿En qué afecta a los autónomos con asalariados?
El sistema que propone el Gobierno socialista versa sobre que el empleador aporta mensualmente una parte del salario bruto del trabajador a una hucha individual que le acompañará a lo largo de su vida laboral, aunque cambie de empleo e incluso de régimen, es decir, pase de ser asalariado a autónomo. El dinero acumulado se podrá rescatar en caso de que sea despedido de forma improcedente, le trasladen de una población a otra o cuando se jubile. También podrá utilizarse para financiar actividades de formación.

El coste del despido siempre ha sido un problema para los autónomos empleadores cuando, desgraciadamente, han tenido que prescindir de parte o la totalidad de su plantilla. De aplicarse la medida tal y como está concebida en origen, la mochila austriaca “sustituiría la indemnización por despido” tal y como la conocemos actualmente, insiste Álvaro Granado. Sin embargo, beneficiaría especialmente a los trabajadores por cuenta propia que en los momentos más críticos del negocio, y ante la necesidad de prescindir de trabajadores, muchas veces se veían obligados a hipotecarse o a vender parte de sus bienes para hacer frente a las indemnizaciones por despido algo que, con esta medida, no debería ocurrir ya que éstas (o buena parte de ellas) ya estarían consignadas en la mochila del empleado.

¿Es viable para el autónomo persona física?
“Para que funcionase con los autónomos se necesitaría hacer una reforma profunda”, aclara el economista Álvaro Lodares. La fórmula que propone Lodares es que las aportaciones que se destinan al cese de actividad se acumulen en un fondo individual. “Teniendo en cuenta que el cese de actividad es una de las cotizaciones que cuenta con superávit y que muchos autónomos no lo van a utilizar nunca pero se ven obligados a contribuir, sería justo que en el momento de la jubilación tuvieran ese fondo extra que han acumulado pero no utilizado y pudieran recuperarlo como complemento a su pensión. También ese fondo se podría utilizar para impulsar la segunda oportunidad”.

Durante sus comparecencias en el Pacto de Toledo, Rafael Domenech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, también ha defendido esta fórmula pero, para que pudiera aplicarse al colectivo de trabajadores por cuenta propia, considera que se necesitaría implantar el sistema de cotización por ingresos reales.

Tesis que no comparte Pereira, el experto del Consejo General de Economistas, “no tiene nada que ver una cosa con otra. Se puede implementar sin necesidad de ello. Además, los autónomos podrían realizar aportaciones extraordinarias en función los ingresos que tengan en cada ejercicio”.

Asimismo, de llevarse adelante, otra de las cuestiones a definir será la fiscal. ¿Cómo tributarán las cantidades una vez se rescaten? ¿Quedarán exentas en cualquiera de los supuestos de rescate?

Una medida que viene de lejos
Ya en 2010, José Luis Rodríguez Zapatero quiso implantar la mochila austriaca como una herramienta para dotar de flexibilidad al mercado de trabajo de España. Todo quedó en agua de borrajas. Sin embargo, nunca ha dejado de estar presente ni en el Pacto de Toledo ni en cualquiera de los debates sobre el futuro de las pensiones y el mercado laboral de España.

Llama la atención que, si bien Ciudadanos, la incluyó desde sus inicios en su ‘abc’ de medidas económicas los socialistas de Pedro Sánchez fueron firmes detractores de ella. Pero todo ha cambiado y el Presidente del Gobierno ya mostró sus intenciones de llevarla adelante en su Agenda para el cambio presentada el pasado mes de febrero y las ha ratificado en el Programa de Reformas que presentó en Bruselas el último día de abril.

No obstante, “dependerá de los pactos y, después, no nos olvidemos que habrá que poner blanco sobre negro y ver cómo y qué queda”, concluye Álvaro Lodares.

Fuente: Autónomos y Emprendedores