La factura multidivis, qué es y para qué sirve

Hacer negocios con una moneda que no es el euro tiene implicaciones en la contabilidad de tu negocio

 

 

Si estás pensando en salir de nuestras fronteras e internacionalizar tu negocio fuera de la zona euro, debes saber cómo facturar un gasto en multidivisa.

Hacer negocios con una moneda que no sea el euro tendrá implicaciones en la contabilidad de tu negocio, ya que no puedes hacer un registro contable en los libros de contabilidad de tu empresa española en una moneda distinta al euro. Aquí es donde tiene cabida la factura multidivisa de la que, a continuación, te hablamos.

Concepto divisa

 

Es importante empezar aclarando el concepto de divisa, que no es otra cosa que el medio de pago con moneda extranjera que aceptan las dos partes que quieren realizar una transacción. Son el euro, el dólar estadounidense, el yen, la libra esterlina y el franco suizo. Un aspecto en común de todas estas divisas es que fluctúan diariamente, aspecto que hay que tener en cuenta a la hora de facturar con ellas.

 

Registrar un ingreso con divisa

 

Cuando haces tratos con un cliente que tiene una moneda diferente a la tuya, algo que desde el primer momento tienes que establecer es con qué moneda le vas a facturar. Por ejemplo, si tu cliente es estadounidense y estableces como divisa el dólar, al no ser esta tu divisa (que sería el euro) tienes que incluir en la factura que emitas el código ISO del dólar (USD, para el dólar estadounidense; EUR, para euros; GBP, para libras esterlinas, etc.).

Estas transacciones tienes que hacerlas con un tipo de cambio que, normalmente la referencia es la moneda de tu país, el euro, y debes utilizar el tipo de cambio del día que emites la factura. Como hemos dicho anteriormente, los tipos de cambio varían de un día para otro así que tendrás que consultarlo, al momento de hacer la factura, en la web del Banco de España.

Después tendrás que registrar la transacción y tienes dos opciones para registrar un gasto como divisa: puedes esperar a que el banco te cobre el importe de la factura para conocer el importe final y hacer la conciliación, o registrar el gasto antes de que el banco realice el cobro.

Ya sabes que cualquier movimiento de capital que hagas debe quedar registrado en la contabilidad de tu empresa, incluidos los que hagas con moneda extranjera. Tienes que cobrar el importe calculado en euros, teniendo en cuenta el tipo de cambio que la divisa tenga en ese momento, y registrarlo en tu contabilidad.

Desde que declaras el ingreso de la factura hasta que el banco realiza el pago, la fluctuación de divisas causará un desajuste en los importes. Es el momento de realizar la conciliación bancaria y se establecen las categorías contables de diferencias positivas de cambio y diferencias negativas de cambio. Estas hacen posible ajustar los importes y realizar la conciliación.

 

Diferencia entre los importes

 

En caso de que haya una diferencia entre los importes pueden darse dos escenarios:

  • Si el importe es superior será devuelto.
  • Si el importe es inferior, la diferencia será abonada.

 

Fuente: Más autónomo