La comunicación empresarial como factor clave para los autónomos

Pon en práctica las habilidades de comunicación para mejorar los resultados de tu negocio y conseguir éxito en tus ventas

 

 

A pesar de que Internet está presente en nuestras vidas de forma diaria, todavía son muchos los autónomos que no dan el paso hacia la transformación digital. Quizá por desconfianza o por falta de conocimiento sobre las ventajas que les puede reportar, sobre todo en cuanto a comunicación empresarial se refiere.

El mundo digital  brinda numerosos beneficios para los autónomos en cuanto a oportunidades para darse a conocer y ampliar  su clientela, para ello es necesaria una buena comunicación que resulte crucial para aumentar las ventas de tu negocio. Conviene trabajar ciertas habilidades que hagan de la comunicación de tu empresa un factor clave en la relación con tus clientes, ya que una imagen positiva y la interacción con los usuarios se traducen en éxito de ventas.

Es por tanto esencial para el autónomo conocer las necesidades los clientes y saber comunicarse con eficacia, ten en cuenta los siguientes consejos para mejorar los resultados de tu negocio:

  1. Prestar toda la atención: hay que dedicar el 100% de tu atención a cada acción, sin perder el detalle. No podemos ponernos de escusa que tenemos muchas tareas y que falta la concentración para dedicarle tiempo a las necesidades de los clientes. Ten en cuenta que el proceso de venta puede ser una carrera llena de presión.
  2. Escucha activa: practica la escucha activa o de lo contrario no te servirá de nada establecer contacto con los consumidores si no le vas a sacar provecho a la información que te ofrecen.
  3. Leer el lenguaje corporal y controlar el propio: una misma frase puede cambiar mucho en función de cómo se diga y la postura que se adopte. No es desconocido que el lenguaje corporal dice mucho de una persona y la intención que tiene. Se puede anticipar la dirección de partida de la conversación y también asegurarse de que tu propio lenguaje corporal no está enviando señales equívocas.
  4. Tono de voz: Tu tono de voz, volumen, velocidad e incluso tu elección de palabras afecta a cómo se interpretan lo que estás diciendo realmente. No deberías utilizar ni imitar cada palabra de argot o jerga profesional, sino  coincidir con el nivel de formalidad y familiaridad de la operación de venta. La clave es conocer a los compradores en su terreno, y eso significa hablar de una manera que estén cómodos.
  5. Empatía: como es obvio no siempre hay por qué coincidir con lo que se está diciendo pero sí que al menos hay que tratar de ver las cosas desde la perspectiva del interlocutor. No solo ser empático te hace más agradable sino que también aumenta las posibilidades de venta.
  6. Hablar de detalles: grandes comunicadores son capaces de convencer a la gente porque pueden apuntar ejemplos concretos o anécdotas que apoyan el punto del que están tratando. En el caso de los vendedores, pueden demostrar exactamente cómo es un producto o función.
  7. Ser experto en la materia: saber de lo que se está hablando aporta una mayor confianza, así que conviértete en un experto en el campo y en tu materia. Ten en cuenta que ser un experto no significa que lo tengas que saber todo, se consciente de las carencias que tienes y solicita ayuda para profundizar en los temas que manejes en menor medida, evitarás perder oportunidades si eres más honesto y no haces falsas suposiciones.
  8. Pregunta: la clave de las ventas es hacer buenas preguntas. Y si no eres realmente curioso sobre la situación de tu posible cliente, será muy fácil perderlo. Los grandes comunicadores son naturalmente curiosos acerca de la otra parte de sus conversaciones, y eso es especialmente importante en las ventas.
  9. Ser persistente sin molestar: hay una línea muy fina entre la persistencia y molestar, y es crucial para los autónomos entenderlo. Si no has recibido una respuesta a tu cuestión o mensaje, trata de hacerlo de forma diferente.