Incentivos para las personas con discapacidad

La Ley de Medidas Urgentes publicada en octubre no se ha olvidado de las personas con discapacidad.  Estas son algunas de las ayudas e incentivos que  contempla:

 

Incentivos al autoempleo de personas discapacitadas

Las personas con discapacidad además de poderse acoger a incentivos como la tarifa plana tienen algunas específicas como:

 

Contratación por cuenta ajena de los hijos con discapacidad de los trabajadores autónomos

Con la entrada en vigor de la nueva Ley de Autónomos se facilita la contratación, incluso aunque se mantenga la convivencia en el mismo domicilio, de los hijos con una discapacidad reconocida, independientemente de la edad que estos tengan (antes estaba limitado a los 30 años). Además, se elimina el requisito de “con especial dificultad de inserción”, siempre que, en este caso, sea la primera actividad del hijo.

Es decir, pueden hacer uso de esta medida, familiares de:

  • Personas con parálisis cerebral, personas con enfermedad o personas con discapacidad intelectual, con un grado igual o superior al 33%.
  • Personas con discapacidad física o sensorial con un grado reconocido igual o superior al 33% e inferior al 65% y siempre que cause alta por primera vez en la Seguridad Social

 

Aumento del gasto deducible de las primas del seguro de enfermedad

La nueva normativa, con respecto a los gastos deducibles en el IRPF, admite las primas de seguro de enfermedad satisfechas por el autónomo, tanto las propias como las pagadas para tener cubiertos a cónyuge e hijos menores de 25 años que convivan con el autónomo, siendo el límite de 500 euros por persona.

Esta cantidad aumenta hasta los 1.500 euros si el beneficiario del seguro tiene una discapacidad reconocida de más del 33%.

 

Bonificación en la cuota de autónomos para conciliar

También está la bonificación del 100% de la cuota de autónomos de 12 meses para el cuidado de un familiar con discapacidad, entre otros. Lo único que esta medida está vinculada a la contratación por parte del autónomo de un sustituto durante el tiempo que esté al cuidado del familiar.

Es posible que esa contratación en lugar de ser por tiempo completo sea a media jornada, aunque en este caso la bonificación también se reducirá.

Se admiten familiares de hasta segundo grado por consanguinidad o afinidad en los casos:

  • Discapacidad reconocida igual o superior al 33% con parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual.
  • Discapacidad física o sensorial con un grado igual o superior al 65% siempre que este familiar no desempeñe una actividad retribuida.

Los beneficiarios de esta medida deben  mantenerse dados de alta en el RETA y una vez haya finalizado el periodo de cuidado, existe la obligación de estar otros 6 meses más, mínimo, dado de alta.

 

Aumento de la Tarifa Plana

Los nuevos autónomos se pueden beneficiar de la tarifa plana,  si no han estado de alta en los últimos dos años o es la primera vez que causas alta.  Pero si ya se han bonificado de esta medida con anterioridad tienen que esperar 3 años para volver a beneficiarte de ella.

Las personas con discapacidad tienen derecho a un plus. Cuando transcurran esos 12 meses de disfrute de las cuotas reducidas de 50€ (o del 80% si elegiste una base superior a la mínima), tienen 4 años más con un descuento del 50% de tu cuota.