Ideas para reclamar una deuda vencida y exigible: juicio monitorio

Requisitos de la deuda: ser dineraria, estar vendida, ser exigible, líquida y determinada

 

como_reclamar_deuda

 

Con la crisis y dados los niveles de morosidad, los juicios monitorios se ha incrementado.  Este tipo de procesos sirve para reclamar una deuda dineraria, liquida, vencida y exigible. Es decir, lo que se reclama es dinero, moneda nacional o extranjera de curso legal, cuyo plazo para pagar haya transcurrido, sin estar sujeta a condición y que sea determinada o concreta en una suma u operación aritmética.

 

Requisitos que debe cumplir la deuda

 

No todas las deudas se pueden reclamar a través de este cauce. Tiene que reunir estos requisitos:

  • Ser dineraria: tiene que ser dinero. No se incluyen, por lo tanto, las obligaciones de hacer o de dar.
  • Estar vencida: el plazo de pago de la deuda debe haber finalizado en el momento de reclamarlo mediante juicio monitorio.
  • Ser exigible: el pago de la deuda no debe estar sometido a ninguna condición.
  • Ser líquida y determinada: se encuentra precisada en una cantidad de dinero concreta.

Para comenzar el proceso monitorio, la deuda debe venir acreditada por cualquiera de los documentos que determina el art. 812 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (facturas, albaranes, emails, telegramas, cartas, faxes, etc.).

 

Desarrollo del proceso monitorio

 

El juicio monitorio se puede dividir en dos fases:

1ª Fase: la petición inicial o demanda que realiza el acreedor-demandante que no exige la asistencia de abogado ni procurador, mediante un escrito. En este escrito han de constar:

  • Identificación del demandante
  • Identificación y domicilio del deudor
  • Importe y origen de la deuda que se reclama

La demanda se presenta, por regla general, ante el Juzgado de primera instancia del domicilio del deudor.

2ª Fase: el requerimiento judicial de pago. Si la petición reúne todas las características apuntadas, el Juzgado la admitirá a trámite y notificará al deudor un plazo de 20 días hábiles para pagar la deuda o aducir razones para su impago.

 

Qué puede pasar

 

Dependiendo de la reacción del deudor, pueden darse tres supuestos:

  • Que el deudor pague dentro del el plazo otorgado para ello. En este caso, el Juzgado dejará constancia del pago y, en su caso, hará entrega del dinero al demandante y procederá a archivar el procedimiento.
  • Que el deudor no pague ni se presente ante el Juzgado dentro del plazo señalado. Verificado lo anterior, el proceso queda terminado y el acreedor puede proceder a la ejecución de la cantidad correspondiente de deuda a través de un procedimiento de ejecución de bienes del deudor.
  • Que el deudor se oponga a la demanda por escrito. En este caso, si la deuda reclamada no supera los 6.000€ se dará por finalizado el proceso monitorio, continuando por los trámites del juicio verbal. Cuando la deuda supere los 6.000€, entonces el acreedor dispone de un mes para presentar una demanda de juicio ordinario.

 

¿Qué dice la estadística?

 

Según datos recogidos el año 2018, se admitieron algo más del 50% de las peticiones de juicio monitorio presentadas y, de las admitidas, alrededor del 90% acabaron con el pago de la deuda o con su ejecución judicial.

En cuanto a la duración media del procedimiento, se situó aproximadamente en unos 5-6 meses.

 

Fuente: Más Autónomo