Guía práctica para monetizar tu app móvil

Rentabilizar app

 

 

Para rentabilizar tu aplicación móvil no basta con contratar un desarrollador y lanzarla. Debes saber cómo vas a hacerte un hueco entre toda la amalgama de apps que existen hoy en día, y la monetización es una de las claves.
Tienes múltiples opciones para sacarle rentabilidad a tu app. Puede ser gratuita o de pago, por suscripción, con publicidad, etc. Antes de decidirte por una de estas opciones es fundamental que tengas en cuenta qué tipo de app tienes, cuál es tu público, quién es tu competencia….y diseñar una estrategia de posicionamiento SEO y ASO.

 

Las apps móviles en cifras

2018 cerró con aproximadamente 8 millones de aplicaciones en Google Play, 2.2 millones en el AppStore, 669.000 en la tienda de Windows y 600.000 en la tienda de aplicaciones de Amazon.

Estos son algunos datos que confirman el auge de las apps en España:

  • Los usuarios destinan en promedio el 69% de su tiempo en smartphones.
  • El número total de descargas de aplicaciones iOS y Android en 2018 fue de 113.000 millones.
  • La media de aplicaciones que utilizan los usuarios es de 9 aplicaciones diarias y 30 aplicaciones mensuales.
  • Los sitios web móviles obtienen más visitas que las aplicaciones nativas, pero los usuarios dedican mucho menos tiempo navegando en sitios web móviles que en aplicaciones.

 

Por qué apostar por una app móvil

A pesar del auge que están experimentando las apps, solo el 26% de las pymes cuentan con una.

Vamos a ver qué aporta una app a tu empresa:

  • Genera visibilidad y engagement
  • Si has optado por una aplicación creativa y útil, te dará mayor visibilidad y más posibilidades de que tus clientes interactúen con tu marca. Así, conseguirás engagement y fidelizar usuarios.
  • Da a conocer tus productos: Es evidente que una app móvil puede llegar a ser el mejor escaparate para mostrar tus productos o servicios, por lo tanto, es muy importante establecer una correcta estrategia de comunicación para generar un compromiso con tus usuarios a través de la aplicación.
  • Mejora el ROI: Es evidente que tener una app conlleva un desembolso económico pero siempre que un usuario se descargue tu app móvil recibirás un retorno de la inversión (ROI), bien sea en ventas directas en obtención de clientes potenciales. Por lo tanto, esta inversión inicial probablemente la recuperarás en poco tiempo.

 

Modelos de negocio de apps móviles

Para dar rentabilidad a tu app móvil valora cuál será su principal objetivo y qué modelo de app se ciñe mejor a tus objetivos.

  1. Pago por descarga: Esta forma ya apenas se utiliza. El hecho de pagar sin probar antes una aplicación genera desconfianza e insatisfacción en el cliente potencial. Solo y únicamente en el caso de que tu aplicación sea exclusiva puedes plantearte esta opción.
  2. Paymium: Parecida al modelo anterior, se paga por descarga. En paymium se ofrece al clientes la posibilidad de adquirir servicios extra de la app. No es un modelo demasiado rentable ya por norma general el cliente potencial no está dispuesto a pagar por todo.
  3. Con publicidad: Este modelo es uno de los más utilizados a la hora de ganar dinero con la app. A través de pop ups, banners, módulos publicitarios, notificaciones, etc., los recursos publicitarios para rentabilizar la app son variados. Pero cuida que no sean demasiado molestos e intrusivos para el cliente potencial porque, aunque parezca un contrasentido, las apps para eliminar publicidad y spam se están multiplicando.
  4. Gratuita: Puedes incrementar hasta 10 veces el éxito de tu app si es gratuita. Muchos negocios con apps móviles tienen como objetivo incrementar usuarios o hacer branding y siendo gratis lo consiguen.
  5. Freemiumel modelo favorito de las apps: Este modelo es el que más éxito tiene desde hace años. Se trata de ofrecer un servicio gratuito y otro premium con servicios de más calidad. Su estrategia consiste en atraer al cliente con un servicio gratuito y luego ofrecerle funciones extras y cobrarle por ellas.

 

Por tanto, algunos de los servicios están limitados según diferentes aspectos:

  • Limitación por funcionalidad: este tipo de uno de los más comunes. Ofrece tu servicio gratuito pero haz que paguen el acceso por funciones extras. Así lo hacen plataformas de gestión y monitorización de redes sociales como Hootsuite.
  • Limitación por tiempo: consiste en facilitar un periodo de prueba gratuito y una vez finalizado empezar a cobrar por ello. Es la práctica habitual de gigantes como Amazon o Spotify.
  • Limitación por uso o por capacidad: es el más común en las aplicaciones de almacenamiento como Dropbox o Google Drive. Las limitaciones de uso se realizan en la mayoría de las aplicaciones sobre el número de licencias.

 

 

Fuente: Más Autónomo