Facturar sin ser autónomo

Clases particulares, reparaciones, colaboraciones,… Arranca septiembre y con él oportunidades para que algunas personas puedan ganar dinero extra haciendo trabajos “por cuenta propia” que proporcionen esos ingresos extraordinarios.
Aquellos que estéis en esta situación es importante que tengáis en cuenta algunas cuestiones antes de emitir una factura.

Para emitir una factura hay obligaciones con la Seguridad Social y con Hacienda. La normativa dice que todas las personas que realicen una actividad económica a título lucrativo de forma habitual, personal y directa, sin tener contrato de trabajo, deben estar dado de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

Sin embargo hay un pequeño vacio legal: ¿qué se entiende por habitual?

Hay una sentencia del Tribuna Supremo (2007) que establece que cuando los ingresos del autónomo son inferiores al salario mínimo interprofesional (10.302 euros/año) no es necesario estar dado de alta para emitir facturas. Lo que pasa es que esta sentencia dicta jurisprudencia, pero no es norma, por lo que cabe la posibilidad de que la Seguridad Social pueda sancionar la emisión de facturas si la persona no esta dada de alta. Es decir existe un riesgo.
En este caso habría que recurrir las sanciones. Se han dado casos y los jueces en algunas ocasiones,  cuando se ha demostrado que los ingresos eran inferiores al salario mínimo, han dado la razón al trabajador.

Es interesante que aquellos que no habéis estados dado de alta en el RETA tengáis en cuenta la tarifa plana de 50 euros /mes, si bien es cierto que esta cantidad se ve incrementada progresivamente tras el primer año de actividad.
Insistimos, la norma es que para trabajar como autónomo, cuando se hace de forma habitual, personal y directa hay que estar dado de alta en la Seguridad Social. Esto es pagar una cuota mínima de 278 euros/mes.

Otra cuestión muy importante a tener en cuenta para emitir una factura de forma legal es estar dado de alta en Hacienda. Las obligaciones no son sólo para con la Seguridad Social sino también con Hacienda. Este trámite para declarar IVA e IRPF es gratuito pero hay que hacerlo. Para ello están los modelos 036 y 037.

Otra opción es la pluriactividad, es decir estar contratado y hacer trabajos por cuenta propia. Para los nuevos autónomos contratados por cuenta ajena a jornada completa hay bonificaciones del 50 por ciento en la cuota, por lo que únicamente deben pagar 133 euros mensuales durante los primeros 18 meses. En los segundos 18 meses de alta la cuota subiría por encima de los 200 euros.