Facturación a clientes extranjeros

Claves de las facturas a clientes del extranjero

 

 

Muchos autónomos os podéis estar planteando vender fuera de España y posiblemente os estéis preguntando cómo facturar.

Sage en este post nos da los detalles para evitar que cometas errores.

Por tanto si ha llegado el momento en que has prestado un servicio a un cliente extranjero estas son las cuestiones que tienes que tener presentes.

 

Las claves de las facturas

Estos son los factures que tienes que tener presentes:  si facturas bienes o servicios, si tu cliente es un particular o una empresa o si se encuentra dentro o fuera de la Unión Europea.

 

Cliente que pertenece a la Unión Europea.

 

  • En este caso, lo primero que tendrás que hacer es inscribirte en el Registro de Operadores Intracomunitarios o ROI. Esto se hace mediante el modelo 036. Una vez que te den de alta, te aportarán un NIF-IVA para que puedas hacer operaciones intracomunitarias. A partir de aquí, se debe diferenciar qué facturas y a quién.

 

  • Factura por la prestación de un servicio a un profesional o a una empresa. Aquí la factura no incluye IVA, pero tanto tú como la compañía a la que factures debéis estar registrados en el ROI.

 

  • Factura por entrega de bienes a un profesional o empresa. En este caso, la factura tampoco debe incluir IVA.

 

  • Factura por la prestación de un servicio a un particular de la Unión Europea. Se aplica el IVA igual que si se tratara de una operación que se realiza en España. Pero existe una excepción, porque están exentos de IVA los servicios de telecomunicación, radiodifusión, televisión o electrónicos.

 

  • Factura por entrega de bienes a un particular de la Unión Europea. En este supuesto también se aplica el IVA.

 

Cliente extranjero no perteneciente a la Unión Europea

 

Aquí lo que realizas es una exportación y no lleva IVA, con independencia de que el cliente sea particular, profesional o una empresa.

 

Los datos que debe incluir la factura:

 

Cuando elabores la factura, recuerda que debes incluir la siguiente información:

 

– Denominación de factura.

– Número de la factura. Deberá ser correlativo.

– Fecha en la que se expide.

– Condiciones de pago (forma de pago: transferencia, efectivo, cheque, etc.).

– Plazo de pago. Es importante que lo establezcas para que no haya retrasos.

– Datos del cliente: nombre y apellidos o denominación social, NIF, dirección, etc.

– Datos de tu empresa: nombre y apellidos o denominación social, NIF, dirección, etc.

– Concepto: producto o servicio que se ha vendido y cantidad, precio por unidad.

– IVA aplicable o artículo de la Ley del IVA en el que se basa la exención del pago del impuesto.

– Importe sin IVA, tipo aplicable e importe del IVA (si la operación tributa por IVA).

– Total de la factura. Mejor que lo resaltes en negrita para que se vea bien.

Otro aspecto que deberás considerar es el idioma de la factura: puedes facturar en el idioma de tu cliente y enviar una copia en español y la otra en el otro idioma.

 

Fuente: Sage