El secreto de la jubilación del autónomo

Ahorro Vs cotización por encima de la base mínima

 

 

Bien es cierto que todos los trabajadores se preocupan por su jubilación, también lo es que los autónomos son un colectivo especialmente sensible. Muchos de ellos tienen una pensión mínima, consecuencia, de su cotización por la base mínima.

Para percibir los 2.659€ de la pensión más alta, el autónomo tiene que haber echo frente a cuotas mensuales de 1.220€. Esto supone un coste que la gran mayoría de los autónomos decide no asumir, bien sea por la elevada cuantía o por desconfianza hacia el sistema de pensiones.

Cotizaciones de Autónomos

Base de Cotización (€/mes) Cuota mensual (€) % de Cotizantes Pensión (€/mes)
Base Mínima (BM) 944,4 283,32 86 744
Entre 1,5 y 2 veces Hasta 1.888,8 Hasta 566,64 3 Hasta 1.432,2
Entre 2 y 3 veces Hasta 2.833,2 Hasta 849,96 4 Hasta 2.659,41
Entre la BM y 1,5 la BM Hasta 1.416,5 Hasta 424,98 6 Hasta 1.423,2
Más de 3 veces Hasta 4.070 Hasta 1.221 1 Hasta 2.659,41

 

Según el Instituto de Medición y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington (IHME), en el año 2040 la esperanza de vida en España será de 86 años. Esto significa que si una persona se jubila a los 67, percibirá la jubilación durante unos 20 años. En este tiempo, si ha cotizado por la base mínima, percibirá del Estado unos 185.000€. Si hubiera cotizado por la base máxima percibirá 640.000€. La diferencia entre estas dos cifras, que vienen a ser unos 454.000 €, solo es posible alcanzar invirtiendo a largo plazo en renta variable. Esto supone ahorrar 110€ al mes desde los 30 años hasta la edad de jubilación para obtener un ahorro total de 26.400€. Si comienza el ahorra a los 40 años, la cantidad mensual pasará a ser de 300€ para alcanzar el total de 72.000€.

Este ejemplo nos dice que cuanto más tiempo tengamos para ahorrar, menor será el esfuerzo económico.

La clave, el interés compuesto

El quiz de la cuestión está en el interés compuesto. Este surge cuando los intereses se añaden al principal y, por lo tanto, dichos intereses también generan intereses. Dicho de otro modo, tenemos un efecto multiplicador del dinero. Generalmente, esto se da en las cuentas corrientes, donde los intereses se depositan en la misma cuenta donde tenemos el capital, consiguiendo un impacto a largo plazo exponencial con mucho menos esfuerzo.

Esta opción, que es la única para algunos autónomos, exige constancia y debe ser un gasto fijo continuado a lo largo de los años. Si unimos el retraso de la edad de jubilación a los 67 años y la ampliación del cálculo de las pensiones a los últimos 25 años de vida laboral, los autónomos que quieran percibir la pensión máxima tendrán que elevar su base de cotización a partir de los 42 años o, en caso de que quieran jubilarse a los 65, a los 40 años.

En el caso de los autónomos de 47 años, la base de cotización pasa a ser la máxima sin la opción de elegir.

Fuente: Mas Autónomo