El Downshifting como opción para tu negocio

Equilibrio entre el trabajo y la vida, entre las obligaciones y el ocio

 

 

La palabra downshifting significa, literalmente, “reducir la marcha”. Se trata, básicamente, de trabajar menos para vivir más, o vivir mejor con menos. Este movimiento surgió en los años 80 en EE.UU., cuando un grupo de los yuppies del momento se percataron de que ganaban mucho dinero pero trabajaban demasiado, no teniendo horas libres para dedicarlas a la vida familiar y el descanso.

Esta forma de vida les suponía mucho estrés, de forma que lo que al final proponían era renunciar a suelos tan altos a cambio de tener más tiempo libre.

Algunos entienden el downshifting como una tendencia social a vivir de forma más simple con tal de huir del materialismo desaforado y así reducir los niveles de estrés, tensión y todos los trastornos psicológicos añadidos.

La idea, básicamente, consiste en encontrar un equilibrio entre el trabajo y la vida, entre las obligaciones y el ocio.

Como ves, es una opción de vida. Pero también, perfectamente, puede ser una opción para tu empresa. A continuación te contamos cómo.

 

Reducir la deuda

 

Una de las bases del downshifting es vivir con menos, minimizar las posesiones materiales a la vez que aprendemos a valorar otro tipo de posesiones. En el mundo empresarial, esto es fácil de aplicar ya que cuanto menos tengas, menor será la deuda de tu empresa. Si disminuyes los mínimos materiales con los que puede funcionar tu empresa, también depurarás la necesidad de cubrir gastos con, por ejemplo, créditos bancarios, que no hacen otra cosa de aumentar tu nivel de deuda. Si tomas las decisiones siguiendo esta idea, las mejorías serán obvias en un corto periodo de tiempo.

 

Dejar de trabajar con prisa

 

Otro de los conceptos  bases del downshifting es vivir sin prisas, disfrutar más los momentos. También es algo fácil de adaptar a la empresa. Trabajar sin prisas y con placer solo puede llevarte a un clima de trabajo en el que la tomar de decisiones siempre sea mucho más acertada.

 

Aprender que el trabajo no lo es todo

Es posible que la veas como una utopía o no estés de acuerdo en esta ideología o forma de ver y vivir la vida y, simplemente, no te veas llevándola a cabo. Peri sí creo que estarás de acuerdo en que el trabajo no lo es todo y que es importante para todos conjugarlo con momentos de ocio pata mantener así un equilibrio en nuestras vidas.

Esta ideología de vida, vista en conjunto, tiene una consecuencia directa, que es aumentar los niveles de bienestar en quienes la practican, y está claro que, por ejemplo, una decisión dentro de un marco empresarial  tomada desde el estado del bienestar, será siempre más certera que otra tomada desde un clima de estrés y tensión.

 

Fuente: Mas Autónomo