Detox digital o retiro digital

Aunque la tecnología tiene aspectos muy positivos,… también tiene algunos negativos

 

 

Cada día más personas optan por vivir la experiencia del detox o retiro digital, es decir, pasar varios días fuera de su ámbito cotidiano, alejados de la tecnología, para volver a conectar con ellos mismos y así reducir su ansiedad y cansancio producido por un uso excesivo de esta.

Si bien la tecnología tiene aspectos muy positivos, en la otra cara de la moneda se encuentran los malestares físicos como el cansancio de la vista, el dolor de cuello y cervicales debido a la inclinación para ver la pantalla de los teléfonos móviles, el síndrome del túnel carpiano y, en algunos casos, la obesidad debido a la proclividad al sedentarismo.

Además, por la parte emocional, se puede experimentar nomofobia (no-mobile-phonephobia) o miedo a no tener acceso al teléfono móvil, depresión o ansiedad por no estar al tanto de lo que ocurre en las redes sociales, conocido como FOMO (Fear of missingout).

Si alguna vez has experimentado estas sensaciones, pero no tienes tiempo o dinero para irte de retiro, David Bejarano, Coach de Vida y Negocios e instructor best-seller en Udemy, revela las siguientes alternativas que puedes aplicar en tu vida diaria sin coste alguno, y así conseguir pequeñas, pero efectivas, dosis de detox digital.

 

  1. Para iniciar el día, cambia tu teléfono móvil por un despertador. Aunque suene disparatado y fuera de moda, te ayudará a que en cuanto lo apagues y te levantes, centres tu atención en otra cosa que no sea tu dispositivo móvil, y así seas capaz de concentrar tu energía preparándote de manera consciente para iniciar un nuevo día.
  1. Ya en el trabajo, organízate y establece tiempos y momentos para leer y contestar correos electrónicos. Revisar tu correo una a dos veces al día, durante media hora o 45 minutos por la mañana cuando llegues a tu oficina y por la tarde antes de salir podría ser más que suficiente. En caso de que hubiera algo urgente, pide que en el título del mensaje pongan que es prioritario para que lo leas de manera inmediata.
  1. Deja tu móvil a unos metros de distancia y, preferentemente, fuera de tu vista. Si eres de los que cada minuto busca darle like a la primera publicación que aparece en su timeline, saber que tendrás que levantarte varias veces para ir a por él, te hará pensar si vale la pena tanto esfuerzo por unos cuantos “me gusta”.
  1. Haz de tu dispositivo móvil algo “aburrido” y sin color. Los colores llamativos de las aplicaciones que utilizamos juegan un papel importante para engancharnos durante horas. Para disminuir esta dependencia, los móviles tienen la opción de ver la pantalla en tonalidades de grises, lo cual reduce los estímulos visuales y, con ello, el tiempo de atención a lo que se muestra en la pantalla.
  1. Utiliza herramientas para bloquear aplicaciones o programas. Son gratuitos y solo tendrás que decidir a qué páginas web no deseas tener acceso durante cierto período de tiempo, o bien, limitar el número de accesos o el tiempo que puedes navegar dentro de estas. Otra opción es colocar tus aplicaciones favoritas en una carpeta de difícil acceso, mientras más clicks tengas que dar para acceder, más te lo pensarás antes de entrar en ellas.
  1. Guarda los móviles en una bolsa. Ya sea cuando entres a una reunión o estés en una comida familiar o con amigos, es sano pedir a todos, incluido tú, que depositen en una bolsa todos sus dispositivos en modo silencio, y luego colocar esta en un espacio que no sea de fácil acceso. Al no tenerlos a mano, propiciarás que las personas se concentren en lo que se está hablando y se eviten distracciones.

 

Llevar a cabo un detox digital es posible en la vida diaria, no es necesario ser un ermitaño digital para tener una relación sana con la tecnología, solo es cuestión de voluntad y de aplicar pequeños cambios que te llevarán a tener una vida menos estresante y de más disfrute.

 

Fuente: Más Autónomo