Condiciones para que un autónomo pueda contratar a su hijo menor de 30 años

Al cumplir los 30 años las condiciones cambian

 

 

Algunos autónomos tienen dudas sobre si se puede o no contratar a un hijo menor de 30 años y en caso si se puede acceder a la bonificación de la cuota de contingencias comunes.

Pues bien, sí, efectivamente los autónomos pueden contratar a los hijos menores de 30 años que vivan con ellos; es más  se pueden beneficiar de una bonificación del 100 % en la cuota de contingencias comunes.

VENTAJAS E INCONVENIENTES

Hay algunos “peros” o “desventajas”. Según se informa desde Empleo se puede contratar a un hijo, aunque se comparta residencia habitual con el progenitor que lo contrata, pero el empleado, o sea el hijo, no cotizará por desempleo. Ahora bien, aunque no sume meses de paro en esta nueva experiencia laboral, eso no le impedirá cobrar el paro que tuviera pendiente de cobro con anterioridad, en el caso de que cese de esta actividad.

Ahora bien esto cambia cuando el hijo cumple los 30 años. En ese momento ambas partes pueden comunicar a la Seguridad Social que esta relación laboral es como la de un trabajador por cuenta ajena, de tal forma que sí podrá cotizar por desempleo.

Pero para poder acceder a esa bonificación del 100% en la cuota de contingencias comunes es imprescindible que el autónomo no haya reducido la plantilla por despidos improcedentes o colectivos en los doce meses anteriores a la firma del contrato con el hijo/a.

También es necesario  que el contrato inicial sea por un periodo mínimo de un año, independientemente de las horas que trabaje. Otro aspecto a tener en cuenta es que el contrato, en este tiempo, no se puede modificar a la baja en el número de horas trabajadas. Se puede ampliar el horario, pero si se reduce, se deja de recibir la bonificación.