Así será la actuación de los inspectores ante el registro de jornada laboral

Registro de la jornada laboral; supervisión del cumplimiento del Decreto Ley

 

 

El Ministerio de Trabajo ha publicado un informe para los inspectores y demás cargos encargados de supervisar el cumplimiento de este Decreto-Ley.

El Criterio técnico sobre la actuación en materia de registro de jornada detalla algunas de las principales pautas que deben seguir los funcionarios encargados del control horario.

Recalcan la necesidad de entender que el registro de la jornada es una obligación, por ley, para la empresario, y no algo opcional. Recalcado este punto, precisan que los registros deben “ubicarse físicamente en el centro de trabajo y no en otros lugares como asesorías u oficinas fiscales”. Además, tampoco podrán guardarse estos datos en la sede central de la compañía, sino que la conservación deberá realizarse en cada sucursal u oficina concreta.

Según el propio ministerio, esta ubicación no es al azar; responde a la exigencia, formulada por el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea, de que el registro sea “accesible”. En una sentencia de 2013 ante una cuestión planteada por los inspectores de Trabajo de Portugal, la justicia europea argumentó que “la obligación del empleador de permitir la consulta inmediata del registro del tiempo de trabajo podría evitar cualquier posibilidad de alteración de los datos en el intervalo que media entre la visita de la Inspección y el control de esos datos por la autoridad competente”. Esto, por otro lado, no impide que el funcionario de Trabajo pueda solicitar al empresario que “comparezca posteriormente en las oficinas de la Inspección con el registro o lo remita por las vías que legalmente corresponda”. Aclara que, si no se le solicita, el Ministerio o los propios trabajadores, o no está recogido expresamente en un convenio colectivo o un pacto expreso, el empresario no está obligado a la entrega de copias.

En cuanto a la forma de registro, si es electrónico o informático, la Inspección “podrá requerir la impresión, descarga o suministro en soporte informático y en formato legible y tratable de los registros”. Si fuese manual, “la Inspección podrá recabar los documentos originales o solicitar su copia”. Si en el momento de la inspección no se pudiese disponer de esas copias, el funcionario podría “tomar notas o fotografías”. De detectar algún tipo de incongruencia entre el registro y la jornada declarada, podría tomar el original del registro como medida cautelar.

Otra de las cuestiones tratadas por el informe es la no aceptación, por parte de los inspectores de Trabajo, de “el horario general de la empresa, el calendario laboral o los cuadrantes de horarios elaborados para periodos determinados” como documento de registro de la jornada laboral. El documento del ministerio aclara también que los empresarios no estarán obligados a comunicar de oficio al trabajador su jornada mensual, salvo en dos excepciones: a los contratados a tiempo parcial y a aquellos empleados que realicen horas extra. Trabajo recomienda, además, que la empresa contabilice las pausas, ya que, de lo contrario, “podría presumirse que la jornada es todo lo que transcurre entre la hora de inicio y finalización de la jornada de trabajo registrada”.

La posición del informe del ministerio de Trabajo sobre las sanciones es ya más laxa. Aunque la directriz a los inspectores es que el incumplimiento de la ley en este ámbito es una “infracción grave”, aclara que la sanción no será automática. Aconseja al inspector que valore en su visita la posición de la empresa en cuanto al registro. Además, tras esta valoración, el documento deja abierta la puerta a “sustituir el inicio del procedimiento sancionador por un requerimiento” para que la empresa implante el registro de jornada.

La semana pasada el Ministerio de Trabajo publicó online una guía muy detallada destinada a resolver las dudas que rondaban, tanto a los empresarios como a los trabajadores, sobre el registro de jornada, implantado de forma obligatoria el pasado 12 de mayo.

Fuente: CepymeNews