Así deben afrontar los freelance sus compromisos laborales en las vacaciones

En la maleta, kit tecnológico de supervivencia: tablet, portátil, smartphone y una powerbank para no quedarse sin batería. Además, las salas de alquiler en los coworkings pueden ser una buena opción para organizar reuniones exprés mientras se está de viaje

 

 

Muchos empresarios autónomos, aún estando de vacaciones, tienen que estar conectados al trabajo. Seguir atentos al móvil o al correo electrónico durante los días de descanso es algo que hacen muchos de ellos. En el caso de los freelance, de hecho, el precio estival puede conllevar el riesgo de perder oportunidades de negocio o de captar nuevos clientes o proyectos de alta rentabilidad.

Por eso es importante, que aunque sea en menor medida, se mantengan las relaciones laborales contando con recursos que te permitan hacer frente a situaciones imprevistas: una reunión importante, una videollamada, un trabajo urgente,…

Los expertos del espacio de coworking The Garden Space han analizado qué necesita un profesional freelance para mantener su negocio durante las vacaciones:

Llevar un “kit tecnológico de supervivencia”: los últimos modelos de smartphones cuentan con multitud de funciones para trabajar con las aplicaciones que se usan en el trabajo, pero una avería estando de viaje puede hacer cundir el pánico. Llevar, además, la tablet y el portátil permite disponer de alternativas ante un descuido al bañarse en la playa, posibles roturas por caídas, robos etc.

Tener un “plan B” para no quedarse sin batería: una jornada maratoniana visitando monumentos y haciendo fotos puede dejar sin batería el smartphone y la tablet. Cuando correr a un bar o un hotel donde enchufar el cargador no es una opción, la solución pasa por contar con una powerbankEstas baterías portátiles apenas ocupan espacio, por lo que pueden llevarse en el bolso o la mochila.

Ser previsor para no perder la conexión a internet: subir imágenes y vídeos a las redes sociales para contar cómo ha ido la jornada de viaje consume megas, y muchos. Para no quedarse sin datos a la primera de cambio hay que ser previsor y, si es necesario, incrementar la tarifa contratada antes del viaje. Otra opción, si se viaja en compañía, es llevar un módem wifi portátil para compartir los datos.

Dedicar 15 minutos al día para repasar los asuntos pendientes: Dejar de lado totalmente los temas laborales puede ser un lastre importante para la vuelta al trabajo de cualquier freelance. Lo mejor es conciliar las vacaciones con el hábito de repasar el email a primera hora o antes de irse a la cama. De esta forma, no se pierde el hilo de los asuntos pendientes y se pueden organizar con más tiempo los trabajos puntuales que surjan durante el verano. Pero sin olvidar que en vacaciones es importante desconectar.

Organizar reuniones exprés en coworkings: los nuevos espacios de trabajo compartido son flexibles y permiten alquilar salas de reuniones para uso puntual. Si se trata de un posible cliente y se encuentra demasiado lejos del alojamiento vacacional, lo mejor es acordar un punto intermedio donde organizar la reunión. La oferta de este tipo de oficinas es mayor en las ciudades y Madrid puede ser una buena opción por su localización en el centro de la península y las buenas conexiones por carretera, tren y avión.

 

Fuente: Comunicae