Aprobado el impuesto digital y a las transacciones financieras

El Consejo de Ministros ha aprobado  los anteproyectos de ley sobre el impuesto digital y a las transacciones financieras, así como uno en materia de lucha contra el fraude fiscal que transpone la directiva antielusión, con los que espera obtener una recaudación conjunta de 2.900 millones de euros.

El nuevo Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales gravará a aquellas empresas con ingresos anuales totales de, al menos, 750 millones de euros y con ingresos en España superiores a los 3 millones de euros. Además el nuevo impuesto grava el 3% de los servicios de publicidad en línea, servicios de intermediación en línea y la venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario.

España es el primer país europeo que aplicará una figura impositiva que la Comisión Europea estudia implantar en toda la UE.

Con respecto al  Impuesto sobre las Transacciones Financieras consiste en gravar con un 0,2% las operaciones de compra de acciones españolas ejecutadas por operadores del sector financiero e incluirá las operaciones intradía.

Solo se van a cometer a la tributación del 0,2% aquellas acciones emitidas en España de empresas cotizadas cuya capitalización bursátil sea superior a 1.000 millones de euros. Queda fuera la compra de acciones de pymes y empresas no cotizadas, y también y también la deuda, tanto la pública como la privada, y los derivados.

El Consejo de Ministros también ha dado luz verde a un anteproyecto de ley con una serie de medidas con las que luchar contra el fraude fiscal. Entre otras se incluye un mayor control tributario de las criptomonedas y la prohibición de fabricación y distribución del ‘software de doble’ uso para evitar falsas contabilidades.

Está previsto obligar a informar a quienes realicen operaciones con estas monedas virtuales; obligación que también tendrán quienes tengan este tipo de monedas en el exterior, informar en la declaración de bienes del extranjero.

Con este plan antifraude, el gobierno tiene previsto recaudar 850 millones de euros. Otra de las medidas que recoge es la prohibición de los llamados ‘software de doble uso’, que permiten manipular la contabilidad de las empresas. Es decir quedará prohibida la producción, tenencia y comercialización de estos programas informáticos, por lo que el fabricante o comercializador podrá ser sancionado con una multa de hasta 150.000 euros por cada ejercicio en el que haya distribuido dichos programas.

Otra de los comportamientos que quedarán prohibidos serán las amnistías fiscales; se amplía el concepto de paraíso fiscal para incorporar a la lista no sólo con aquellos territorios de baja o nula tributación, sino también aquellos estados que no faciliten el intercambio de información y la colaboración con otros países, o que se caractericen por su opacidad o falta de transparencia.

En la lista de morosos con Hacienda estarán los responsables solidarios; quedará reducido el umbral para aparecer en dicha lista hasta los 600.000 euros desde el millón actual, al tiempo que se limita a 1.000 euros el pago en efectivo entre profesionales desde los 2.500 euros actuales.

El resto de medidas fiscales anunciadas por el Gobierno de cara a 2019, como la subida del IRPF y del Impuesto de Sociedades para las rentas más altas y grandes empresas, se incluirán en el proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado, dado que se trata de incrementos o modificaciones de impuestos ya existentes, por lo que no es necesario aprobar textos normativos específicos.

Fuente: Cepymenews