7 errores que no puedes cometer en los correos electrónicos

Errores escribir email

 

 

Llevamos décadas utilizando el correo electrónico y, después de todo este tiempo, es considerado como una de las herramientas que más nos hace perder el tiempo. En principio, es un protocolo abierto, por lo tanto, cualquiera que tenga tu dirección de correo electrónico puede enviarte un email que aparecerá en tu bandeja de entrada.

También es fácil de utilizar, tanto en esfuerzo como en tiempo. Esto desemboca en mensajes sin desarrollar y respuestas innecesarias. Además, en ellos abundan los errores de todo tipo.

A continuación, te mostramos 7 errores que, probablemente, cometas cuando envías un email.

Utilizar las mayúsculas en el asunto

Las mayúsculas en Internet son el equivalente a gritar. Evita poner en mayúsculas la línea de asunto. Los usuarios que lo hacen tienen un 30% menos de probabilidades a obtener una respuesta, según un estudio de Boomerang. Si algo es urgente, se recomienda simplemente poner la palabra urgente en el asunto, al igual que si tiene plazo.
También una línea de asunto todo en minúsculas es desaconsejable. Los correos electrónicos que comienzan con la letra en minúscula obtienen un 28% menos de respuestas frente al 32,6% para aquellos que lo hicieron correctamente.

Líneas de asunto poco claras

No pongas en el asunto algo genérico como un Hola o Buenos días. Si el tema no se indica claramente, el receptor no sabrá de qué se trata.

Cambia la línea de asunto si la conversación en torno a un tema cambia. Los emails que se envían a un grupo grande de personas muchas veces pueden derivarse a otro tema . Si agregas información o haces alusión a algo que no tiene que ver con el tema a tratar, actualiza la línea de asunto.

Cómo usar CC y CCO

Utilizando los campos CC y CCO podemos enviar información sin tener que escribirla. CC informa a los destinatarios que no se espera ninguna acción por su parte, mientras que CCO permite a los receptores saber que su participación como espectadores es secreta.

Utilizar estas opciones correctamente puede hacerte ahorrar tiempo y esfuerzo, pudiendo proporcionar información secreta si es necesario.

Escribir demasiado o quedarse corto

Lo importante del un correo electrónico es saber transmitir correctamente un mensaje. Un correo breve es bueno, dependiendo del tema a tratar. Si es un tema serio, que comporta gravedad, no seas superficial, pero no te explayes y envíes un correo largo si solo vas a quedar para comer.

No acabar un correo con una expresión de gratitud

Las expresiones como “Gracias” o “Gracias de antemano” aumentan la tasa de respuesta en un 36%, según Boomerang. Dan a entender que aprecias a la persona que recibe el mensaje y esto hace que la persona sea más propensa a responder.

Enviar emails los lunes

No es que sea malo enviar un correo electrónico el lunes sino que, muchas personas no están de humor ese día y son más propensas a cometer errores. Eso afecta a la tasa de respuesta. Si tienes que enviar un correo importante el lunes, tómate tu tiempo y asegúrate que no hay errores ni erratas. El estudio indica que los correos enviados los lunes son más negativos en sus líneas de asunto, por lo tanto, son los que menos respuestas tienen.

Esperar una respuesta inmediata

A pesar de que el envío de un correo electrónico es inmediato, no significa que la respuesta vaya a ser inmediata.

Cuando envías un correo electrónico que no es urgente a un compañero de trabajo debes tener en cuanta que puede estar ocupado o que no lo ha leído.

Según este estudio, actualmente vivimos en una cultura de gratificación instantánea y esto está haciendo que la gente sea cada vez más impaciente.

 

 

Fuente: Más Autónomo