El Trabajador Autónomo y la Gestión de Riesgos Laborales

  1. Marco Global
  2. Marco Laboral
    1. Contingencias profesionales
    2. El Seguro de AT y EP
    3. La Autoridad Laboral
    4. La Inspección de Trabajo
  3. Marco PRL
  4. Normativa PRL
  5. Organismos
  6. Enlaces


1. Marco Laboral

1.2 El Seguro de AT Y EP

La obligatoriedad para el empresario de asegurar el accidente nace en 1932 con el Texto Refundido sobre Accidentes de Trabajo de 1932 y, posteriormente, el Reglamento de Accidentes de 1933 que establece la obligatoriedad para el empresario de estar asegurado contra el riesgo de accidentes de trabajo de sus empleados, debiendo contratar un seguro de accidentes con una Mutua Patronal, una Compañía de Seguros, o con la Caja Nacional del Seguro de Accidentes de Trabajo. No es hasta 1961 cuando se incluye la cobertura de la enfermedad profesional dentro del Seguro de Accidentes de Trabajo, creándose el Fondo Compensador de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales.

Desde el 1 de enero del 2004, los trabajadores autónomos pueden acceder a las prestaciones por incapacidad permanente derivadas de estas contingencias, siempre que se acojan a la mejora voluntaria de la acción protectora correspondiente a las contingencias de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y, además, previa o simultáneamente, hayan optado por acogerse a la cobertura de la prestación por incapacidad temporal.

 

Qué Son Las Mutuas

Las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social (MATEPSS) son asociaciones de empresarios que con carácter voluntario se asocian para formalizar la cobertura de los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

Su principal objeto es colaborar en la gestión de la Seguridad Social, pero pueden realizar para sus asociados otras prestaciones, servicios y actividades que les sean legalmente atribuidas. Así, también pueden actuar para sus empresas asociadas como Servicio de Prevención Ajeno, al amparo de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales.

Las Mutuas están autorizadas por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y sometidas a su vigilancia y tutela. Tienen personalidad jurídica propia y plena capacidad de obrar. Carecen de ánimo de lucro y actúan mancomunadamente, basándose en el principio de solidaridad.

Su colaboración en la gestión de la Seguridad Social abarca:

  • La colaboración en la gestión de las contingencias de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.
  • La colaboración en la gestión de la prestación económica de incapacidad temporal derivada de contingencias comunes.

Su contabilidad se rige por el Plan General de Contabilidad de la Seguridad Social, debiendo las Mutuas rendir cuentas de su gestión ante el Tribunal de Cuentas. Sus presupuestos anuales se integran en el Presupuesto de la Seguridad Social.

Los orígenes de las mutuas puede remontarse hasta el siglo XII con las hermandades, montepíos y cofradías. Pero fue en 1900, a causa de la promulgación de la Ley sobre Accidentes de trabajo, conocida como Ley Dato, que obligaba a los empresarios a indemnizar a los trabajadores que se accidentaran, cuando éstos decidieron asociarse para crear las primeras Mutuas de Accidentes de trabajo. En la actualidad existen 28 mutuas.

Respecto a la relación entre las mutuas y los trabajadores autónomos hay dos hechos que señalar:

  • En 1998, se estableció para los trabajadores autónomos que ejercitasen la opción voluntaria para la cobertura de la prestación económica de incapacidad temporal por contingencias comunes, la obligación de formalizar esa opción necesariamente con una Mutua de Accidentes.
  • Desde el año 2004, las Mutuas han visto ampliadas sus competencias para cubrir las contingencias de accidente de trabajo y enfermedad profesional de los trabajadores autónomos que ya tuvieran concertadas la cobertura de la prestación por Incapacidad Temporal.

Como consecuencia de esta nueva competencia, el Real Decreto 428/2004, de 12 de marzo, ha modificado el Reglamento de Colaboración del 1995, con la finalidad de incorporar la regulación relativa al régimen jurídico, administrativo, financiero y contable de la gestión por las Mutuas de la nueva cobertura de las contingencias profesionales de los trabajadores autónomos.

Como últimas novedades en el funcionamiento de las Mutuas cabe destacar el Real Decreto 688/2005, de 10 de junio, por el que se regula el régimen de funcionamiento de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social como Servicio de Prevención Ajeno, que modifica la Orden de 22 de abril de 1997 y establece una separación de los medios a utilizar por las Mutuas en su doble actividad preventiva.

 

Regímenes De La Seguridad Social

El Sistema de la Seguridad Social es un conjunto de regímenes a través de los cuales el Estado garantiza a las personas comprendidas en su campo de aplicación, por realizar una actividad profesional, o por cumplir los requisitos exigidos en la modalidad no contributiva, así como a los familiares o asimilados que tuvieran a su cargo, la protección adecuada en las contingencias y situaciones que la ley define.

La afiliación al Sistema de la Seguridad Social es obligatoria para todas las personas incluidas en el campo de aplicación de la Seguridad Social y única para toda la vida del trabajador. Si cesa en su actividad será dado de baja pero seguirá afiliado. La Tesorería General de la Seguridad Social asigna un Número de Seguridad Social a cada ciudadano para la identificación que consta en la tarjeta de la Seguridad Social en la que figura también su nombre, apellidos y el DNI.

Están establecidos los regímenes de cotización siguientes:

  • Régimen General de la Seguridad Social: los trabajadores españoles y extranjeros por cuenta ajena de la industria, los servicios y asimilados
  • Regímenes Especiales (R.E.) de la Seguridad Social:
    • R. E. Agrario: los trabajadores que realicen por cuenta propia o ajena actividades agrícolas, forestales o pecuarias.
    • R. E. de Trabajadores Autónomos: trabajadores por cuenta propia mayores de 18 años que realizan una actividad económica a título lucrativo.
    • R. E. de los Trabajadores del Mar: trabajadores por cuenta ajena y propia dedicados a actividades relacionadas con el Mar.
    • R. E. de la Minería del Carbón: trabajadores por cuenta ajena que prestan sus servicios en actividades relacionadas con este mineral.
    • R. E. de Empleados de Hogar: trabajadores dedicados a servicios domésticos, por cuenta propia o ajena.

Se consideran de alta laboral los trabajadores afiliados activos, con incapacidad temporal, en suspensión por regulación de empleo y desempleo parcial. No se consideran de alta los trabajadores en situación de desempleo, con convenios especiales, planes de reconversión, jubilación anticipada o sin cotizar.

 

Régimen Especial De Los Trabajadores Autónomos (RETA) De La Seguridad Social

El trabajador autónomo está obligado a cotizar desde el primer día del mes en que inicia su actividad. La obligación subsiste mientras el trabajador desarrolla su actividad, incluso durante las situaciones de Incapacidad Temporal, Riesgo durante el embarazo y Maternidad. El trabajador autónomo es el responsable del ingreso de sus cuotas.

El ingreso de las cuotas correspondientes a cada mes, se realizará dentro de ese mismo mes. En las Oficinas Recaudadoras (cualquier Entidad Financiera autorizada), presentando el Boletín de Cotización que se le remita. El pago de las cuotas también puede domiciliarse en una Entidad Financiera.

La obligación termina el último día del mes en que el trabajador finaliza su actividad por cuenta propia, siempre y cuando comunique su baja dentro de plazo. En caso contrario, sigue obligado a cotizar hasta el último día del mes de comunicación de la baja, salvo que se justifique el cese en la actividad. Es importante, por tanto, que el trabajador autónomo no olvide comunicar a la Tesorería General de la Seguridad Social su cese en la actividad, dentro de los 6 días naturales siguientes a dicho cese.

 

Incapacidad Temporal (IT)

En el momento de causar alta en el régimen, el trabajador puede acogerse voluntariamente a la cobertura de esta prestación de Incapacidad Temporal. Realizada la opción en favor de la cobertura, ésta surte efectos desde el alta.

La opción por la cobertura de IT debe formalizarse con una Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social, la cual debe aceptarla obligatoriamente.

Si no se hubiera optado por la cobertura del subsidio en el momento de causar alta en el régimen, se podrá optar por acogerse a dicha protección una vez transcurridos 3 años naturales desde la fecha de efectos del alta, en cuyo caso, el trabajador deberá formular por escrito una solicitud al respecto antes del día 1º del mes de octubre de cada año, surtiendo efectos desde el día 1º del mes de enero del año siguiente.

 

Contingencias profesionales:

Desde el 1 de enero del 2004, los trabajadores autónomos pueden mejorar voluntariamente la acción protectora correspondiente a las contingencias de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, siempre que, previa o simultáneamente, hayan optado por acogerse a la cobertura de la prestación por IT.

Los trabajadores que figuraban en alta en el RETA el 1de enero del 2004 y que hubieran optado en dicha fecha por la cobertura de la prestación por IT, pudieron optar por la cobertura de las contingencias profesionales dentro de los 2 meses siguientes, surtiendo efectos desde el día de dicha opción y hasta el día en que finalice la opción por IT por contingencias comunes, aunque no coincida con un período de 3 años.

El RD 753/2005, de 24 de junio, ha establecido un nuevo plazo de opción del 1 de julio al 31 de octubre del 2005, para la cobertura de estas contingencias a los trabajadores autónomos que a fecha del 8 de julio figurasen en alta en el RETA y que en tal fecha hubieran optado por la cobertura de IT por contingencias comunes. Los efectos se producen desde el día 1º del mes siguiente a aquél en que se ejercite la opción y hasta el día en que finalice la realizada por la cobertura de la IT, aunque no coincida con un período de 3 años.

La cobertura de las contingencias profesionales se lleva a cabo con la misma Entidad gestora o colaboradora, con la que se había formalizado o se formalice la cobertura de la IT.

La mejora de la acción protectora por contingencias profesionales conlleva la obligación de cotizar por tales contingencias, por la misma base que se cotice para las contingencias comunes y conforme a los porcentajes que se fijen de la tarifa de primas vigente.

 

Tablas De Cotización Del RETA

Las cantidades a ingresar a la Seguridad Social, llamadas cuotas, se calculan aplicando el tipo a la base de cotización. Cada año, antes del 1 de octubre, el trabajador autónomo podrá elegir su base de cotización para el año siguiente. Para el ejercicio 2005, y con efectos enero 2006, el plazo para la elección de bases de cotización ha terminado el 31 de octubre (Orden TAS 2213/2005, de 29 de junio).

Durante el año 2005 la base elegida se sitúa entre una base mínima de cotización de 770,40 € y una base máxima de cotización de 2.813,40€ al mes. Los trabajadores que a 1 de enero de 2005 tengan cumplida la edad de 50 o más años podrán elegir una base entre las cuantías de 781,90 y 1.465,60 euros mensuales, salvo que se trate del cónyuge supérstite del titular del negocio que, como consecuencia del fallecimiento de éste, haya tenido que ponerse al frente del mismo y darse de alta en el RETA con 45 o más años (entre 770,40 y 1.465, 50 euros mensuales).

Los trabajadores con 30 años o menos de edad o las mujeres con 45 años o más de edad, podrán optar por la base mínima de 598,50 euros mensuales (opción alta inicial RETA anterior al 1 de enero de 2005).

Los trabajadores autónomos que tengan 65 o más años de edad y 35 o más años de cotización efectiva, estarán exonerados de cotizar a la Seguridad Social, salvo por incapacidad temporal. Por lo tanto, aquellos que optaron por no tener la cobertura de la incapacidad temporal estarán exentos de la obligación de cotizar a la Seguridad Social, mientras que aquellos que optaron por la

cobertura de dicha contingencia se aplicarán el tipo del 3,3 por 100. No obstante, los trabajadores autónomos podrán optar por seguir cotizando conforme al procedimiento general pese a reunir los requisitos indicados en la norma.

Los trabajadores incorporados al RETA a partir del 1 de enero de 2005, que tengan 30 o menos años de edad (35 años, en el caso de mujeres), se aplicarán una reducción sobre la cuota de contingencias comunes que les corresponda durante los 12 meses siguientes a la fecha de efectos del alta, equivalente al 25 por 100 de la cuota resultante de aplicar el tipo mínimo vigente a la base mínima de cotización, y una bonificación de igual cuantía en los 12 meses siguientes a la finalización de la reducción anterior.

Estos beneficios serán igualmente aplicables a los socios trabajadores de cooperativas de Trabajo Asociado que se incluyan en el RETA y cumplan los requisitos establecidos.

 

Tipo de cotización

Durante el año 2005 es del 29,80 por 100, salvo que el trabajador opte por no cubrir la contingencia de Incapacidad Temporal, en cuyo caso el tipo de cotización es del 26,5 por 100.

Tabla 1. Tipo de Cotización
CONCEPTO CUANTÍA
Base mínima 770.40 €
Base máxima 2813.40 €
Base límite > 49 años 1465.60 €
Tipo con Incapacidad Temporal 29.80%
Tipo sin Incapacidad Temporal 26.50%
Tipo Contingencias Profesionales (con IT) 0.65-4.00%
según epígrafe tabla 2

 

Tabla 2 (Anexo 2 R.D. 2930/1979). Tipos de Cotización Aplcables (%BC)
  Tipos de cotización aplicables (% BC)
Epígrafe
I.T.
I.M.S.
Total
01 0.65 0.55 1.20
02 0.95 0.70 1.65
03 1.25 1.00 2.25
04 1.40 1.25 2.65
05 2.00 2.55 4.55
06 3.65 3.60 7.25
07 4.00 4.95 8.95

 

Régimen General De La Seguridad Social

Tienen obligación de cotizar los empresarios y los trabajadores incluidos en el Régimen General que realicen su actividad por cuenta de aquellos. La obligación de cotizar nace desde el comienzo de la prestación del trabajo y no se interrumpe mientras dura la relación laboral entre el empresario y el trabajador. Incluso subsiste en las situaciones de incapacidad temporal, riesgo durante el embarazo, maternidad, o periodos de prueba del trabajador.

La obligación de cotizar termina al finalizar la prestación de trabajo, siempre que se presente el parte de baja del trabajador dentro de los 6 días naturales siguientes.

Si la baja del trabajador se presenta después de esos 6 días de plazo, la obligación de cotizar continúa hasta el día en que la Tesorería General de la Seguridad Social conozca el cese en el trabajo, salvo que los interesados prueben que dicho cese se produjo con anterioridad.

 

Base de cotización

La base de cotización se calcula añadiendo a las retribuciones mensuales que tenga derecho a percibir el trabajador, o que realmente perciba, de ser éstas superiores, la parte proporcional de las pagas extraordinarias y las demás percepciones de vencimiento superior al mensual o que no tengan carácter periódico y se satisfagan en el ejercicio.

Anualmente se establecen bases de cotización (mensuales o diarias) mínimas y máximas para las distintas contingencias y categorías profesionales de los trabajadores (grupos de cotización). La base de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales también se utiliza para calcular las cotizaciones por Desempleo, Fondo de Garantía Salarial y Formación Profesional.

El Tipo de cotización es el porcentaje que se aplica a las bases de cotización para la obtención de las cuotas de la Seguridad Social. El tipo de cotización se distribuye entre empleador y empleado, salvo las correspondientes a Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales y Fondo de Garantía Salarial, que van a cargo exclusivamente de la empresa. Los tipos de cotización se fijan anualmente por la Ley de Presupuestos Generales del Estado. Para el año 2005 los tipos de cotización para cada contingencia protegida serán los siguientes:

Tabla 3. Contigencias Seguridad Social
Concepto
Empresa
Trabajador Total
Contingencias comunes
23,6 4,7 28,3
Accidentes de trabajo y enfermedades profesionales Tarifa Primas RD 2930/79, reducidas un 10% 0.70 No cotiza

(1) Tipo Contingencias Comunes (IT) trabajadores mayores de 65 años de edad y 35 años cotizados: 1,70 por 100 (1,42 por 100 -empresa- y 0,28 por 100 -trabajador-)

 

Tabla 4. Otros Conceptos Recaudación Conjunta
Concepto
Empresa
Trabajador
Total
Desempleo
Tipo general 6 1,55 7,55
Contrato duración determinada Tiempo completo 6,7 1,6 8,3
Contrato duración determinada Tiempo parcial 7,7 1,6 9,3
Contrato duración determinada (E.T.T.) 7,7 1,6 9,3
Fondo de Garantía Salarial
0,4 No cotiza 0,4
Formación Profesional 0,6 0,1 0,7

 

Tabla 5. Cotización Adicional Horas Extraordinarias
Concepto
Empresa
Trabajador
Total
Cotización adicional horas extraordinarias
Horas extra fuerza mayor 12 2 14
Resto horas extraordinarias 23,6 4,7 28,3