Aplazada la obligación a cobrar las bolsas de plástico

 

Debería de haber sido el 1 de marzo el día en que entrase en vigor el Real Decreto que, conforme a la normativa europea, obligase a todos los comercios a cobrar las bolsas de plástico. Sin embargo el nuevo RD que tiene que regularlo no ha sido aprobado, y por tanto esta “obligación” ha sido postpuesta. Eso sí, el Gobierno tiene como máximo hasta el 31 de diciembre de 2018 para hacerlo. El día que entre en vigor la nueva norma, el comercio que no cobre las bolsas, según lo dispuesto en la Ley de Residuos y en la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios puede ser multado.

El proyecto del Real Decreto marca unos precios orientativos, que van, dependiendo del espesor de la bolsa, entre los 0,05€/bolsa y los 0,15 céntimos de euro por unidad. Los comerciantes también tienen la obligación de informar a los consumidores de los precios establecidos exponiéndolos en un lugar visible.

 

El propósito de la nueva normativa, en la línea de la norma comunitaria, es eliminar envases de este tipo y paliar la contaminación ambiental.

 

Según la Asociación Española de Industriales de Plásticos en España desde hace tiempo se ha trabajado en la concienciación y en el consumo responsable. En 2008 ya se pusieron en marcha medidas para reducir el consumo de las bolsas de plástico como el cobro de las bolsas y la puesta en marcha de campañas de sensibilización sobre el uso responsable, la reutilización y el reciclaje. Fruto de estas medidas, en la última década podemos hablar de una reducción del consumo de bolsas de plástico per cápita de alrededor del 60 por ciento. Algunas superficies comerciales afirman haber registrado una  reducción de entre el 85 y el 90 por ciento en sus establecimientos.

“La bolsa de plástico encaja en la Economía Circular porque es un artículo muy eficiente (relación peso contenido/continente), que se reutiliza y que se recicla. Y la bolsa fabricada con plástico reciclado es un plus medioambiental que además cierra el círculo” afirma Ángela Osma, Directora de Asuntos Técnicos y Medioambiente y de la División de Envases de ANAIP.

 

Medidas en que se fundamente el Real Decreto para la reducción del consumo de bolsas de plástico ligeras


El establecimiento del cobro obligatorio de un precio por bolsa de plástico ligera y con espesor igual o superior a 50 micras, entregada al consumidor. Por lo que desde esa fecha todas las bolsas de plástico, compostables y no compostables, tendrán un precio que será fijado por el comerciante, pudiendo éste tomar como referencia los precios orientativos establecidos en el anexo I del Real Decreto.

El establecimiento, desde el 1 enero de 2020, de la prohibición definitiva de las bolsas de plástico ligeras que no sean compostables. Se prohíben también desde esa fecha las bolsas de plástico fragmentable.

 

Excepciones de la obligación del cobro


Las bolsas de plástico muy ligeras se exceptúan de la obligación de cobro y de la prohibición, pero a partir del 1 de enero de 2020 también tienen que ser de plástico compostable.
Las bolsas con espesor igual o mayor a 50 micras deberán contener un porcentaje mínimo de plástico reciclado del 30% desde el 1 de enero de 2020.